Restan 46 días para que fenezcan las administraciones municipales en Hidalgo. En medio de una emergencia sanitaria de dimensiones históricas, poco o nada hicieron la gran mayoría de los ayuntamientos para aminorar el empellón que asesta la pandemia. El coronavirus (Covid-19) tomó por asalto a los gobiernos del mundo. Impávidas, las alcaldías mordieron el polvo y con absoluta claridad se vieron completamente rebasadas por la magnitud de la actual contingencia. Con total seguridad, a partir del 5 de septiembre habrá concejos municipales luego de la imposibilidad para celebrar elecciones en junio de este año. Queda en el aire qué pasará con las estrategias desde lo local para enfrentar la emergencia sanitaria durante el periodo de transición. ¿Los órganos que nombrará el Congreso del estado garantizarán gobernabilidad? De acuerdo con una encuesta electrónica realizada por esta casa editorial del 6 al 12 de julio, 75 por ciento de los participantes consideró que no. Los gobiernos municipales de Hidalgo no supieron qué hacer en esta contingencia. Sus estrategias resultaron infructuosas, estériles e ineficientes. ¿Qué nos hace pensar que con los concejos municipales será diferente? Es lamentable ver a alcaldes exhibidos en redes sociales alzando la copa de alcohol con total soltura, como ocurrió hace unos días con Pascual Charrez, edil de Ixmiquilpan, donde hasta ayer se reportaban 93 contagios y 23 defunciones por el Covid-19. Como cada cuatro años, con sus honorables excepciones, las presidencias municipales resultaron un fracaso. Por desgracia, la ciudadanía se acostumbró a calificar como buenos o malos sus gobiernos en función a la cantidad de banquetas construidas o el número de calles pavimentadas. Una balacera registrada la tarde de ayer en una carrera de caballos clandestina en Atitalaquia dejó como saldo cinco personas muertas y dos lesionadas. ¿Qué explicación tendrá la alcaldesa panista María Antonieta Herrera Jiménez? ¿Quién autorizó una carrera de caballos en la transición al semáforo epidemiológico rojo?, si no hubo permiso, ¿por qué no se impidió el evento? Por estos hechos Herrera Jiménez debería ser llamada a comparecer por los órganos jurisdiccionales que correspondan. Con 640 contagios del Covid-19 en los últimos siete días y a siete semanas de que abandonen sus cargos, los alcaldes de Hidalgo, salvo ciertos casos, demuestran clara indolencia, incapacidad y muchas, muchas ganas de irse. De filón. La conciencia ciudadana por los suelos. Pese al regreso del semáforo epidemiológico a rojo, decenas de pachuqueños salieron de sus casas para pasar un tradicional domingo familiar en calles del centro histórico, plazas y comercios.

Comentarios