Como es bien sabido, el año pasado soplaron fuertes vientos de cambio en materia de signos distintivos, pues abrazamos dos grandes reformas, la publicada el 13 de marzo en el Diario Oficial de la Federación (DOF) abriendo la puerta a la protección de figuras sui generis, concretamente las indicaciones geográficas, y la publicada el 18 de mayo del mismo año, relacionada con la adopción a nuestro sistema de marcas no tradicionales o marcas de segunda generación, así como la inclusión de marcas de certificación dentro de nuestros sistema de marcas.

No obstante, recientemente el senador morenista Ernesto Pérez Astorga dio a conocer la iniciativa con proyecto de decreto por el que se expide la nueva Ley de la Propiedad Industrial, manifestado en la exposición de motivos que en estos 25 años, México ha consolidado su sistema de propiedad industrial, pues entre 1993 y 2018 el número de solicitudes de marcas cada año, de acuerdo con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), creció 440 por ciento, al pasar de 28 mil 920 a 156 mil 156, siendo el total acumulado de solicitudes de marcas en ese periodo de más de 2 millones.

Ernesto Pérez Astorga continúa comentando en la exposición de motivos que actualmente en México hay un millón 073 mil 566 marcas vigentes, lo que, según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) nos coloca en el séptimo lugar del ranking internacional de marcas, por arriba de Brasil, Turquía, Alemania y Francia, y por debajo de Estados Unidos de Norte América, China y Japón.

De acuerdo con los comentarios de Ernesto Pérez Astorga en cuanto a patentes corresponde, entre 1993 y 2018 el número de solicitudes se duplicó, al pasar de 8 mil 212 a 16 mil 424. En cambio, si bien el número de títulos de patentes creció de 6 mil 183 en 1993 a 8 mil 921 en 2018, su incremento no fue proporcional al número de solicitudes, en buena medida por rigideces del marco normativo. Aun así, en total, en estos 25 años se han otorgado 195 mil 349 títulos de patentes. A 2018 México cuenta con 113 mil patentes vigentes, que lo coloca en el lugar 17 del mundo, por arriba de países como Suecia, Polonia, España y Dinamarca.

Ahora bien, los aspectos relevantes de la iniciativa de la nueva ley de la propiedad industrial consisten en:
a) Disposiciones generales, concretamente en materia aduanera. Facultando al IMPI para determinar en cantidad líquida el monto de las multas que imponga y, en su caso, de los respectivos accesorios; requerir su pago y recaudar el crédito fiscal resultante; exigir el pago de los créditos fiscales que no hubiesen sido cubiertos oportunamente a través del procedimiento administrativo de ejecución, a que se refiere el Código Fiscal de la Federación, lo cual en mi opinión es bastante aventurado, pues intenta convertirse el juez, parte y hasta verdugo.

b) En Materia de Invenciones. Hace referencia a los conceptos enfocados a la ética científica y las costumbres del comercio. Asimismo, prevé el supuesto de segundo uso farmacéutico, el cual ya era bastante esperado en nuestro sistema de propiedad industrial. El proyecto de la nueva ley también prohíbe de manera expresa el doble patentamiento de una invención, reduciendo el margen para las extensiones indebidas de la vigencia de patentes.

Por lo que hace a diseños industriales, se incorpora en su definición a los productos artesanales, con el objeto de los creadores y diseñadores de los pueblos originarios busquen el desarrollo de productos de mejor calidad para la generación de mayor competencia en mercado nacional e internacional. Otra gran aportación será la protección de las interfaces graficas de usuario y de las secuencias animadas o de interfaces gráficas animadas como diseños industriales.

c) Signos distintivos. La propuesta incluye la integración de disposiciones de diversos tratados que México ha firmado, algunos de ellos vigentes tendientes a la simplificación administrativa. Por lo que Pérez Astorga, propone aceptar la presentación de solicitudes multiclase, es decir, que a través de una sola solicitud se pueda reclamar la protección de una marca en distintas clases, lo cual a su juicio facilitará la presentación, tramitación y resolución de las solicitudes. Lo que a mi parecer resulta poco juicioso, pues aparte de arrasar en el principio de especialidad en materia de signos distintivos se estaría generando un caos en el tema de confusión marcaria.

d) Infracciones y sanciones administrativas. La nueva ley profundiza sobre el término usar, con la finalidad de ayudar al estudio de las causales de infracción administrativa, buscando dar certidumbre y seguridad jurídica en su análisis.

No menos importante y lo más aterrador es el incremento de los montos de las multas por la violación a la Ley de la Propiedad Industrial, justificado el aumento desproporcionado en palabras del senador, en inhibir conductas infractoras, así como estar acorde a la situación actual del país y a lo que representa la usurpación de un derecho de propiedad industrial en el mercado, amenazando con un aumento en multas, las cuales actualmente equivalen a 20 mil unidad de medida y actualización (UMA). Mientras que su iniciativa propone sancionar con multa hasta por el importe de 250 mil UMA, así como multar adicionalmente hasta por el importe de un mil UMA por cada día en que persista la infracción, lo cual me resulta un exceso, más aun cuando su iniciativa pretende que las multas impuestas por el IMPI sean consideradas créditos fiscales y se recauden o se ejecuten por este mismo instituto.

Como podrán notar la propuesta a la nueva ley de la propiedad industrial nos dejan mucho en que pensar y en que preocuparnos sobre todo en el tema de multas y sanciones, pues pretenden elevar exageradamente el monto de las mismas y ser recaudador fiscal dentro de un procedimiento administrativo seguido a manera de juicio, que de hecho puesto en la práctica llega a ser poco eficiente y muy costoso.

[email protected]
www.erapi.com.mx
Facebook: Esquivel & Ramos Asociados

Comentarios