Faltaba más: los exregidores que dejaron su cargo apenas en septiembre no se podían despedir sin la parte proporcional de aguinaldo que les corresponde. Y está bien: la ley así lo establece. Pero hay casos que de verdad son difíciles de comprender, en un contexto en el que las finanzas públicas pasan por un momento crítico. O eso al menos nos ha hecho creer nuestra clase política. Cuántas veces ha escuchado el discurso de que no hay presupuesto que alcance para tantas necesidades. Que es necesario recortar gastos superfluos en vista de que tenemos enfrente un entorno internacional negativo que nos dejará un presupuesto austero. Desde hace años es un discurso que escuchamos periódicamente. Desde tiempos en que el presidente Ernesto Zedillo nos dijo a los mexicanos que, frente a la devaluación de 1994, era menester tomar medicina amarga para salir adelante y evitar la quiebra del país. Hoy, en 2016, tenemos el mismo discurso pero de dientes para afuera. Al interior de los gobiernos los servidores públicos siguen cobrando sin recato alguno sus generosas prestaciones. En los ayuntamientos de Pachuca y Mineral de la Reforma los exregidores no son la excepción. Se fueron en septiembre pero cobraron el aguinaldo que les corresponde. Incluso hay funcionarios que sobrevivieron el cambio de administración y cobrarán doble. El presupuesto da para eso y más. Pero lo que sí es el colmo, es que el exalcalde de Mineral de la Reforma, el priista Filiberto Hernández, haya cobrado también la parte proporcional de su aguinaldo. Resulta que el exalcalde, quien no ha logrado aclarar múltiples irregularidades durante su administración, recibió 100 mil pesos en su cuenta durante estos días porque así le corresponde conforme a derecho. No importa que haya dejado al ayuntamiento de Mineral de la Reforma con múltiples deudas, obras públicas a medias y cuentas poco claras. Total, alcanza para eso y más. De filón. Otra vez quedó ensombrecida la verdad a medias de que Hidalgo es la entidad más pacífica y segura del país. Ahora en Atotonilco el Grande sujetos armados dispararon contra personas que viajaban en un taxi. El ataque dejó tres personas muertas y cuatro lesionadas.

Comentarios