Alerta experta sobre pérdida de identidad ancestral

182
uaeh
  • Durante conferencia
    impartida en la sala J Pilar Licona del CCU La Garza, Rita Navarrete refirió que los abuelos son la conexión más próxima a los antepasados, con quienes las nuevas generaciones deben unirse

Pachuca.-

Hay una decadencia de valores y una pérdida de identidad por no saber quiénes eran nuestros antepasados, advirtió Rita Navarrete Pérez, instructora de medicina tradicional, al impartir una conferencia en el marco de la tercera edición de la Feria Internacional de Culturas Indígenas (FICI), organizada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).
La invitada, que además trabaja con la Universidad de Nuevo México, abrió la ponencia “Sanando el trauma en nuestra generación con el don ancestral” con una ceremonia de agradecimiento a la naturaleza, después solicitó a las personas presentes encontrar una pareja para hacer conexión con sus ancestros.
“Al estar envueltos en este despertar de conciencia se aviva esa inquietud que permite que exista la unión y la regresión a sus casas, donde están su familias”, indicó Navarrete Pérez en la sala J Pilar Licona del centro cultural universitario (CCU) La Garza. En ese sentido, refirió que los abuelos son la conexión más próxima a los antepasados, con quienes las nuevas generaciones deben unirse.
“Nuestros abuelitos no saben de correo electrónico o de redes sociales; ellos saben de tocar, sentir y ver los ojos, sienten la esencia y te hacen notar que necesitan de ti”, manifestó.
Al hablar de medicina tradicional, puntualizó que los antepasados mexicanos fundamentaron sus raíces en el bienestar, algo que en la actualidad se sigue con mucho respeto, y mencionó que ese tipo de prácticas, en conjunto con la medicina científica, pueden sanar enfermedades.

Aunque subrayó que la medicina tradicional es un complemento de los tratamientos controlados, aseguró que es recomendable tomar terapias de sanación, pues “una inyección no te da esa paz en el cuerpo cuando recibes un abrazo, y no te hace sentir el contacto y la comunicación del apapacho. El sistema nervioso en el cuerpo no puede detonar esas endorfinas”.
Añadió que la enfermedad se encarga de destruir el cuerpo cuanto este no es tocado, no es amado y no es atendido para canalizar sus emociones adecuadamente. Por ello, mencionó que es importante reconocer que el pasado es pasado, que el futuro aún no llega y que lo único que es seguro es el presente, “entonces tenemos que negociar, aceptando lo que ya no podemos cambiar”.

Sobre su participación en la FICI, recalcó que se lleva mucha riqueza. “Veo lo que están haciendo las autoridades y la voluntad extraordinaria que hay de las personas en la parte académica para poder rescatar eso que se ha perdido, de poder salvar al ser humano. De esta manera se despierta la conciencia, se rescata la cultura y se acepta el presente”.
La Universidad de Nuevo México fue la invitada de honor de la feria, que se rigió bajo la temática de “Democracia, migración y fronteras”, temas con los cuales durante dos días se presentaron conferencias magistrales, exposiciones, eventos artísticos y módulos con referencia a la vida que llevan las diferentes poblaciones indígenas del estado, de la nación e incluso de muchas de las personas que las incorporan y han migrado a países del norte.

Comentarios