Alertan por plomo en dulces mexicanos

798
plomo
Un estudio refirió que son algunos de los más consumidos en el país

Ciudad de México.- Un estudio de especialistas del Instituto Nacional de Salud Pública de 2016 (INSP) reveló que algunos

de los dulces más consumidos en México cuentan con altas concentraciones de plomo, informó Conacyt.

Un grupo de expertos del instituto reportó que 20 caramelos mexicanos presentan niveles de plomo por encima de 0.1 partes por millón, límite permitido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

El artículo llamado “Lead in candy consumed and blood lead levels of children living in Mexico City” reveló que entre los dulces con concentraciones de plomo por encima del límite están: Rockaleta Diablo (0.70 ppm), Tiramindo (0.37 ppm), Ricaleta Chamoy (0.19 ppm), Tutsi Pop (0.13 ppm) e Indy Marimbas (0.22 ppm).

La doctora Marcela Tamayo y Ortiz, especialista en epidemiología ambiental y ocupacional del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del instituto, comentó que tras varios años de trabajo los resultados fueron publicados en 2016 en la revista Environmental Research.

Refirió que los primeros antecedentes surgieron en la década de 1990 y principios de 2000.

“Estados Unidos tiene un sistema de monitoreo de niveles de plomo en sangre muy bueno, entonces muchos estados de ese país comenzaron a detectar a niños con niveles de plomo alto, cuestionándose la procedencia del plomo: las investigaciones vieron que provenían de dulces hechos en México”, explicó la doctora en entrevista con el Conacyt.

Para ese estudio, los investigadores preguntaron a madres y niños los dulces que habían consumido en la última semana por medio de un cuestionario; se midieron las concentraciones de plomo en muestras de diferentes marcas de dulces de consumo frecuente en los participantes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó que una vez dentro del cuerpo, el plomo se distribuye hasta alcanzar el cerebro, hígado, riñones y se deposita en huesos y dientes.

Tamayo y Ortiz agregó que aunque no muestra efectos de manera inmediata, afecta el neurodesarrollo de los niños.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt apuntó que el metal tóxico también afecta al coeficiente intelectual (CI). “Se calcula que a nivel poblacional, la exposición al plomo influye en la pérdida de hasta cinco puntos de CI”.

Comentarios