La historia nos ha dejado algo claro: la sociedad cambia. Quien piense que aún faltan años para comenzar la era tecnológica, seguramente no ha salido de casa en los últimos 40 años. Por dar un ejemplo: los medios de comunicación han dado un giro inesperado en la última década modificando la forma de vida de la personas; nuevas problemáticas nos ocupan hoy en día, y el panorama no parece ser distinto para los años que vienen, puesto que los avances tecnológicos se han disparado de manera descomunal.
Pero, ¿por qué hablar de ese tema en una columna de salud? No hace falta pensar mucho, la era industrial nos puede dar un indicio de ello: con la aparición de nuevas máquinas, el aumento de la contaminación y el incremento poblacional de las zonas urbanas, la población sufrió las consecuencias: los accidentes laborales se dispararon, el medio ambiente cambió y la manera en que las personas se relacionaban también lo hizo; con ello y la aparición de nuevas enfermedades revolucionaron, entre otras cosas, los sistemas de salud.
Entonces, ¿qué nuevos retos nos tocan a nosotros, los profesionales de la salud, en esta nueva era de la tecnología? La respuesta no es nada clara, no se puede hablar de un sector en particular como el “más vulnerable” puesto que cada uno tiene sus particularidades que deben ser abordadas por los personajes correspondientes, pero podemos estar seguros que las problemáticas aparecerán.
Afortunadamente no todo parece ser incongruente a la idea de “avance tecnológico” con la que generaciones como la mía creció; grandes esfuerzos se hacen para mejorar el entendimiento del proceso salud-enfermedad. Hace algunos días en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, se llevó a cabo el curso en neurociencias Topics in Neuroscience: from applied to molecular fields; en el cual, los participantes pudimos experimentar con conocimientos de distintas áreas desde el uso del equipo especializado de laboratorio, hasta la matemática aplicada, software y programación en investigación.
Pero sobre todo y lo más importante que me deja esa experiencia es que si bien hay nuevos retos en el presente y para los años que vienen, también hay un grupo de personas, en formación y profesionales consolidados, interesadas en generar propuestas para el entendimiento, tratamiento y prevención de las enfermedades; así como mejores maneras de promover la salud. Y que de todas sus armas son el conocimiento y la creatividad humanas, las más poderosas para llevar a cabo su tarea.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios