Raúl Baptista González

Exalcalde de Tula

*Incapaces de ganar solos la elección
*El beneficiario sería el PRI

El pasado fin de semana las cúpulas del partido Acción Nacional y del partido de la Revolución Democrática decidieron por separado ratificar que están disponibles para formar un frente opositor para el año venidero para “quitar al PRI del poder”, impulsando una plataforma electoral y programa de gobierno común, además de convocar a otras organizaciones y liderazgos en el país a sumarse, lo anterior “sin condicionar candidato” y “protagonismos personales”, esto tiene más bien un claro tufo de crear el Tucamlo o sea Todos Unidos contra AMLO.
No se puede ser tan ingenuo como para creerles a los perredistas que puedan construir un proyecto de gobierno democrático, honesto, incluyente y transformador con el PAN, que representa –desde su fundación en 1939– en su mayoría a una derecha conservadora y trasnochada, enemiga de la expropiación petrolera, enemigos de defender los derechos de las minorías, persignados e infiltrada por neo panistas y el grupo nazi fascista de el yunque.
El PRD, nacido de la fusión de gente progresista, socialista, comunista, socialdemócrata, así como de miembros de la corriente democrática del PRI, líderes sindicales, académicos intelectuales y mucha población sin partido libre pensadora y deseosa de contar con un partido político socialmente comprometido con la democracia, contra la corrupción y la impunidad, que lograron formar el partido más importante de izquierda en esos momentos; el PRD que tiene toda una historia de lucha y de defensa de campesinos, de obreros y de las mejores causas populares. ¿Cómo puede olvidar su origen y aliarse al PAN, quien representa todo lo contrario? Y con una ideología represiva, que solo desbanco al PRI en 2000 para ser igual o peor que ellos.
Desde hace algunos años a partir de la descomposición política de los liderazgos del PRD que tuvieron como consecuencia las bajas votaciones en muchos estados y municipios del país, así como de la infiltración y arribo de priistas oportunistas, se empezaron a hacer alianzas electorales con el PAN en diferentes estados para ganar gubernaturas, donde tan pronto como ganaron los candidatos azules hicieron un lado a los perredistas y lo peor es que ningún gobierno producto de esas alianzas fue exitoso ni disminuyó la pobreza, la inseguridad y la desigualdad en esos estados.
¿Cómo explicarán los dirigentes del sol azteca a sus partidarios y a sus votantes deseosos de un verdadero cambio que ahora irán juntos con su adversario? Cuyos exmandatarios Vicente Fox y Felipe Calderón desaprovecharon 12 años en la presidencia de la Republica, pues sus malos gobiernos agravaron aún más a las demandas de cambio y de justicia de los ciudadanos. En el caso del guanajuatense, ¿cómo olvidar que desaprovechó el bono democrático que tuvo al principio de su mandato para hacer cambios sustanciales para el país? Si fue él quien dilapidó los recursos económicos provenientes de los excedentes petroleros, quien también fue responsable de represiones contra la población como la sucedida en Atenco; fue Fox quien no se atrevió a hacer una reforma profunda del Estado, así como tampoco combatió la corrupción y quien en su servilismo a los gringos trató mal al comandante Fidel Castro dando triste espectáculo diplomático para el país. Y quien en su afán demente contra López Obrador le inició un proceso de desafuero cuando este fungía como jefe de Gobierno del otrora Distrito Federal, convirtiéndose así en artífice fundamental del fraude de 2006.
Y con Felipe Calderón, ¿de verdad ya se les olvidó lo nefasto de su gobierno? ¿Cómo van a explicar que este señor llegó al poder producto de un fraude electoral en contra del PRD y aliados? Que quien ahora pretenden tener como aliado es quien inició una equivocada guerra contra el narcotráfico que dejó más 100 mil mexicanos muertos incluyendo los fallecidos que los daños colaterales –como irresponsablemente los llamó– dejaron; el mismo que encubrió a los responsables de la muerte de 49 niños en la guardería ABC de Hermosillo; el que cerró miles de fuentes de trabajo como de la entonces Compañía de Luz y Fuerza y de los de la aerolínea Mexicana de Aviación; el que nunca hizo por rescatar con vida a los mineros atrapados en una mina de Pasta de Conchos en Coahuila; el que toleró el fraude en Pronósticos Deportivos donde los propios directivos fingieron un sorteo para robarse el premio.
El gobierno de Calderón dejó más de 26 mil desaparecidos y cientos de fosas clandestinas, le creció la deuda externa casi en 90 por ciento y prefirió entregar el poder a Peña Nieto para lograr impunidad para su corrupción. ¿De verdad creen que el PAN va a dejar que un perredista o candidato ciudadano encabece esa alianza electoral? Imposible, eso es una falacia que no tiene futuro –como bien dice la senadora Dolores Padierna– eso es una simulación y será rechazada por la mayoría de la militancia del PRD y de los simpatizantes que les quedan.
Continuar con esto significa que siguen aliados al PRI, que su Pacto por México está más vigente que nunca, que solo les interesa seguir en la ubre del gobierno y que prefieren que el PRI “gane” como en el Estado de México. Los dirigentes del PRD, en su arrebato contra AMLO, no solo pierden la memoria, también pierden la dignidad.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios