Sí señor, sí señora, 2016 ha sido un gran año para la música, pero no precisamente por las bandas nuevas. Sin embargo, de vez en cuando sale el “arroz en el frijol” que brinda arrojo, frescura y renovación a géneros en ocasiones olvidados como el hard rock. Así las cosas, en esta ocasión les vengo ofreciendo lo que viene siendo (sic) uno de los debuts más intensos y al que deberíamos echarle, obligatoriamente, una oreja: Mister Asylum de Highly Suspect.
Highly Suspect es un trío originario de Cabo Cod, Massachusetts, que está integrado por Johnny Stevens (guitarra, voz, sintetizadores,) así como los hermanos Ryan (batería) y Rich Meyer (bajo). Comenzaron su andar en 2009 tocando en bares locales para posteriormente mudarse a Brooklyn y dedicarse de lleno a la música, su “verdadera pasión”.
Su peculiar estilo, una amalgama del grunge, más algunas pizcas de blues y rock progresivo, llamó la atención del productor Joel Hamilton (colega del legendario Elvis Costello) para elaborar juntos el EP The worst humans, el cual les abrió las puertas para compartir escenario con gigantes de la talla de Scott Weiland y los Deftones, al igual que promesas como Catfish and the Bottlemen. Tal fue el éxito de sus “toquines” que en junio del año pasado publicaron Mister Asylum, su álbum debut que apenas hace un par de meses llegó a México.
¿Qué esperar de esta ópera prima? Pues bien, estamos ante una obra sobresaliente a la que debemos acercarnos pisando el acelerador a todo lo que da y olvidándonos de la existencia del freno. Highly Suspect no se anda con miramientos: su primer disco es duro, es raudo, es directo como un puñetazo que te deja sin un diente… y sin embargo posee una belleza inusual, como ver en cámara lenta dos autos chocando.
Su primer corta, “Lydia” es un excelso y vibrante tema sobre ese desamor profundo en el alma, frío y oscuro como el océano, cuyo recuerdo nos ahoga entre tragos de alcohol, resacas marca diablo y el ánimo de disparar el gatillo. Muy crudo, pero de manera tremenda se inserta entre nuestras emociones más sombrías… y placenteras.
“Bloodfeather”, por su parte, es la canción que Cobain, Novoselic y Grohl hubieran realizado de no haberse disuelto Nirvana, un tema sobre todo lo que haríamos y entregaríamos por esos ojos cuya mirada corta el diamante y el acero. No importa si se trata de mandar el mundo a la mierda o matar en nombre del amor, esa mirada que penetra el alma hace que el puto viaje valga la pena.
Pues bien, Mister Asylum es un excelente álbum que nos introduce a una de las bandas más prometedoras de su generación, una especie de Royal Blood gringo que mezcla de manera contundente lo mejor del hard rock con lo más profundo del blues. ¿Lo sobresaliente? Highly Suspect ya fue nominado este año a dos Grammy por mejor canción rock y mejor álbum rock. ¿Lo increíble? En noviembre sacarán su nuevo álbum, del cual ya se puede escuchar la durísima “My name is human”. Esta banda es altamente sospechosa de tener un futuro que evoque a la leyenda.

@Lucasvselmundo
[email protected]

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorDenuncian supuestas intimidaciones por parte de policías
Artículo siguientePiden prevención a enfermedades crónicas
Licenciado en ciencias de la comunicación y maestrante en ciencias sociales. Reportero ocasional y columnista vocacional. Ayatola del rock n’ rolla. Amante de la cultura pop, en especial lo que refiere a la música, el cine y los cómics. Si no lo ve o lo lee, entonces lo escucha. Runner amateur, catador profesional de alitas.