Alumna del IA presenta proyecto dancístico sobre la esquizofrenia

705
proyecto dancístico,esquizofrenia

JANET VALDEZ
Mineral del Monte.- Entre las actividades desarrolladas el semestre anterior por parte del alumnado de la licenciatura en danza del Instituto de Artes (IA), destacó la presentación de María Nazaret Estrada Martínez, alumna de séptimo semestre con énfasis en danza contemporánea.

Como parte de la asignatura proyecto integral de las artes realizó el trabajo dancístico Esquizofrenia: La mente atrapada en delirios y alucinaciones el cual desarrolló a lo largo de año y medio, dando un resultado satisfactorio tanto para ella como para los espectadores.

Ese proyecto aborda la enfermedad desde otra perspectiva. Por medio de una coreografía, con duración de aproximadamente 10 minutos, logra mostrar movimientos corporales que tienen como intención transmitir al público el sentimiento de vivir con ese padecimiento.

Para la realización de la coreografía, se apoyó de sus compañeras de clase Ana Laura Reyes Morales, Jazmín Gómez Chavarría, Jessica Sánchez Peña, Ana Gabriela Ávila Santiago y Yazmin Hernández González, así como de Alfonso Borbolla, estudiante de la licenciatura en arte dramático, quien padece trastorno obsesivo-compulsivo.

Nazaret lo vio por los pasillos del IA y observó que tenía movimientos muy repetitivos, por lo que le pareció interesante que él fuera protagonista de su proyecto para retomar sus ideas y movimientos en escena.

“Desde quinto semestre inicié con este acto dancístico; al inicio tenía ideas muy vagas sobre lo que quería hacer y cómo llevarlo a escena, vi el trabajo individual de mis compañeras y después comencé a armar junto con ellas mi propia secuencia.

“Me interesó el tema de la esquizofrenia porque conozco a personas que de alguna manera han vivido de cerca esta enfermedad. Me llama mucho la atención cómo puedes actuar desde la mente y como a veces esta logra dominarnos”, indicó Nazaret Estrada para Libre por convicción Independiente de Hidalgo.

La coreografía está compuesta de tres actos, en el primero, el protagonista Alfonso descubre sus “demonios” internos, esas voces que hablan dentro de él y desconoce cómo manejar la situación, internándose en un miedo constante; esos “demonios” lo atacan e intentan dominarlo.

La segunda escena se compone de algunos diálogos de los personajes, acompañado de una breve coreografía. Con ayuda de una amplia investigación sobre el tema y algunos testimonios de las personas que Nazaret conoce, pudo transmitir en su secuencia la segunda fase de esa enfermedad: la crisis.

“Vi algunos videos y logré retomar el testimonio de un chico que narraba que sus voces no le pedían hacer daño a nadie ni a él mismo, solo tenía una charla perturbadora con sus ‘demonios’; de ahí adapté algunas cosas y es aquí donde entran mis cuatro compañeras de danza, que representan a los ‘demonios’. En esa segunda escena, Alfonso se da cuenta cómo puede controlarlas, atacando las debilidades de cada una”, continuó la alumna de danza.

En la última escena actúan solo las bailarinas, es cuando Alfonso logra gobernar su mente. Las bailarinas aparecen en la parte principal del escenario ejecutando un baile mientras él las observa. Al término de la secuencia, ellas luchan contra él sin éxito; finalmente logra que ellas se rindan.

Además de su amplia investigación sobre el tema, Nazaret recibió el apoyo de la psicóloga del IA Rebeca Ángeles; las correcciones a su coreografía corrieron a cargo de los profesores de danza Jazmín Rivera y Jesús Alcántara y sus compañeros Jesús Saavedra y Enrique Hernández colaboraron con el proyecto en la parte de iluminación y proyección.

Nazaret fue invitada para presentar su proyecto dentro de las actividades de la Semana de las Artes que este año tiene como tema “Arte y cuerpo”, mismo que será llevado a cabo en el Instituto de Artes del 23 al 27 de septiembre.

Asimismo, indicó que le gustaría llevar ese trabajo a otras áreas, debido a que puede abarcar otras disciplinas de las ciencias de la salud.

  • María Nazaret Estrada estudió la enfermedad y fue asesorada por una psicóloga

Vi algunos videos y logré retomar el testimonio de un chico que narraba que sus voces no le pedían hacer daño a nadie, ni a él mismo, solo tenía una charla perturbadora con sus ‘demonios’; de ahí adapté algunas cosas

Comentarios