PAOLA JUÁREZ
Pachuca

En entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo, Erin López Castelán, estudiante de sexto semestre de la licenciatura en ciencias de la comunicación en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y originaria de Tulancingo, habló acerca de su experiencia como parte de la segunda generación en el programa Talentum universidad.

¿Qué es Talentum universidad?

“Es un programa impulsado por el CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económicas), creado por la doctora Blanca Heredia, que pretende buscar a 60 jóvenes, 30 hombres y 30 mujeres, que sean los líderes que México necesita. Es decir, líderes que tengan un sentido de humanidad, un sentido solidario y un sentido de identidad por México.”

¿Cómo te enteraste del programa Talentum?

“Me enteré por medio de Facebook, en los anuncios que aparecen en esta plataforma vi uno que era de una beca, su principal atractivo era ir a Estados Unidos, entonces entré a la página, vi la convocatoria, la leí; ya que vi que cumplía con todos los requisitos decidí aplicar.”

¿Cómo fue todo ese proceso?

“Fue un proceso muy fuerte, fue bastante amplio y hubo tres etapas. La primera era registrar en una plataforma, que ellos tenían, todos tus documentos. Pedían certificado de preescolar hasta el certificado de estudios que tenías en ese momento. Si tenías algún idioma extra, si tenías actividades extracurriculares, te pedían tu currículum vitae, te pedían un video introductorio de dos minutos en el que tú tuvieras que decir por qué querías estar en ese programa y que les contaras algo que quisieran saber de ti. La segunda etapa consistió en varias pruebas, tanto psicológicas como de matemáticas, de economía, biología de ciencias, de todo. Fueron como 10 pruebas y se hacían de manera virtual. La tercera prueba eran dos entrevistas, a mí me la hicieron la coordinadora del programa y la segunda me la hizo un investigador asociado del programa que iba por parte de Santander Universidades, las pruebas también fueron vía Skype y aparte teníamos que hacer un ensayo con alguna temática que ellos nos mencionaron. La temática que yo elegí fue: la narrativa de México está rota y no puede reconstruirse.”

¿Cómo fueron las etapas después de que fuiste seleccionada?

“Al ser seleccionada, fuimos 60 estudiantes de todo el país: 80 por cierto eran ingenieros y los demás éramos licenciados. Había estudiantes de 27 estados de la República y consistió en tres etapas.
“La primer etapa fue una semana de inducción en la Ciudad de México, donde recibimos conferencias, talleres, capacitaciones con personas expertas, cada quien en su tema; nos mandaron a hacer entrevistas, encuestas.
“Tuvimos la experiencia de poder convivir con muchas personas grandes de México, que amablemente nos impartieron sus conocimientos, tuvimos algunas cenas con personas importantes, nos sentábamos cada quien con dos o tres personalidades y odiamos hablar de diversos temas, no era específicamente que fuera de la carrera de cada uno. La segunda etapa consistió en formar equipos que ellos nos dieron con los mismos integrantes de ahí y realizamos un trabajo a distancia acerca de cómo sería México en 2050. La temática de Talentum este año era reimaginando México.
“Lo que nosotros teníamos que hacer era un texto en el que pusiéramos cómo iba a ser este México, qué escenarios iba a tener en 2050, no solo se trataba de ponerlo porque se nos ocurrió, teníamos que sustentarlo con pruebas, con bases, con historia, con teóricos que ya habían hablado de ese tema tratando de predecir lo que iba a pasar. Fue un gran reto, teníamos dos temas, uno asignado por Talentum y otro tema que era a elección nuestra; en mi caso tuvimos religión como tema asignado y como tema de elección inteligencia artificial.
“Mi equipo estuvo conformado por una chica que se llama Gabriela, que estudia mecatrónica en la Universidad de Aguascalientes; un chico que se llama Daniel, que es de la Universidad Autónoma de Yucatán y estudia ciencias computacionales, y otro chico que se llama Carlos que estudia economía en el Tecnológico de Monterrey.
“Fuimos un grupo bastante diverso, pero creo que logramos funcionar bien. Podíamos ver la perspectiva de cada modo, eso hizo que el trabajo fuera más enriquecedor.
“La cuarta etapa consistía en hacer entregas quincenales, cada 15 días teníamos que hacer entregas específicas y con esto fuimos calificados para ser acreedores a la siguiente etapa. La siguiente etapa fue el viaje a Pittsburg, estuvimos una semana allá con conferencias, talleres, y nos llevaron a conocer diversas partes.”

¿Qué hicieron cuando regresaron a México?

“Terminó la semana en Pittsburg y regresamos a la Ciudad de México. Cuando regresamos hicimos una sección de fotos para el programa, también nos siguieron impartiendo más conferencias y talleres. Y nos dieron a conocer los proyectos ganadores.
“Dentro de estas actividades, estuvo hacer una práctica shadowing, que consistía estar dos días hábiles con un líder mexicano, de acuerdo con nuestras áreas de interés, que nos enseñaba cómo hacían ellos su día laboral y nosotros teníamos que observar todo. En mi caso me tocó estar con Rodrigo Pérez Ochoa, que es el manager director de Mirum, que es una agencia de publicidad digital en la Ciudad de México, esta agencia está encargada de llevar marcas como Telcel, Banamex, Cinemex, entre otras. En esa práctica aprendimos muchísimo de su día a día.
“En el penúltimo día tuvimos una convivencia con los chicos de la primera generación de Talentum, trabajamos en conjunto acerca de cómo nosotros podíamos seguir interactuando y en contacto, y seguir con el ánimo que Talentum nos daba después del programa. Otra de las cosas en la que trabajamos fue cómo Talentum a lo largo de su historia podía llegar a sostenerse como un proyecto autónomo, ya que si bien es un proyecto creado desde la perspectiva de la doctora Blanca Heredia, pues sí es indispensable contar con el apoyo de Conacyt, Santander Universidades, del CIDE y de muchas otras instituciones que lo avalan. Trabajamos en conjunto primera y segunda generación, lo cual creo que estuvo muy padre porque esa interacción con personas que comparten las mismas creencias que tú, con personas que comparten tus sueños de tener un México mejor, que a lo mejor viven a cientos de kilómetros de aquí y sin embargo están ahí luchando por la misma causa que tú.
“Después nos fuimos a la ceremonia de clausura del programa, que fue en el Museo de Memoria y Tolerancia en la Ciudad de México, donde se presentaron los equipos finalistas, premiaron al ganador con algunas menciones honoríficas, después hubo una pequeña cena en donde se dio por concluido el programa.”

¿Qué aprendiste durante tu participación en Talentum?

“Talentum universidad me dio la oportunidad de saber que no estoy sola en mis pensamientos de querer un México mejor, de que es posible, de que hay que trabajar muy duro pero se puede. También me hizo dar cuenta que necesito de los demás para generar el cambio, de que si bien muchas veces puedo estar sola en mi idea, en mi alrededor no soy la única que lo piensa de eso modo. También me enseñó que no tengo que caminar precisamente por mí misma, sino que al contrario, lo que tengo que hacer es empezar a ayudar en mi entorno, comenzar por cambios pequeños que pueden significar un mundo lleno de posibilidades; me enseñó que México es un mosaico que necesita ser reconstruido; me enseñó que en lugar de ir centralizando cada vez más, tenemos que llevar esa riqueza cultural y esa riqueza intelectual de México a todos los rincones del país. Talentum universidad me enseñó a ser un líder verdadero para México, a ser un líder humano; me enseñó que todos tenemos un por qué en este camino y que si una sola persona puede inspirar a otra, y esa a otra y a otra, podemos hacer un gran camino; y que los grandes cambios comienzan desde abajo.”
Para finalizar, y sin pensarlo dos veces, Erin López confesó que volvería a participar de nuevo en un proyecto similar como Talentum universidad.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios