El 20 de julio de 1969, sobre la superficie de la Luna, poco antes de dejar la escalerilla del módulo lunar Eagle, surgieron las palabras que, de forma lapidaria, resonarían como ecos en prácticamente todo el siglo XX: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Ningún otro hecho tan relevante en un siglo tan convulso fue seguido por tantas personas, gracias a la televisión, y condensó en unos segundos el pulso de los tiempos. Una sola imagen reflejó el apogeo de la guerra fría, el despegar de la era de la exploración espacial y la revolución tecnológica que trajo. Sin duda, los primeros pasos de Armstrong fueron uno de esos “momentos estelares de la humanidad” con que Stefan Zweig resumió el río de la historia.

Algunos libros y corrientes conspiratorias afirman que el hombre no llegó a la Luna y mucho menos un norteamericano, sin embargo, lo cierto es que pareciera que hay mayores datos de que dichos argumentos no tienen gran validez, mucho menos un sustento y sí la animadversión hacia lo norteamericano y más aún durante la llamada guerra fría.

Siempre habrá cuestionamientos de este episodio histórico y para saber más analicemos algunos datos curiosos que hacen único este hito en la humanidad.

1) Objetos famosos dejados en la Luna
El objeto más famoso del alunizaje es la bandera que dejaron atrás, pero la realidad es que más de 100 cosas se dejaron en la Luna por falta de espacio. Una placa conmemorativa, una rama de oliva, botas, contenedores de orina y una cámara son algunos de los objetos. Muchas personas esperan que ese sitio sea un monumento nacional y no se permita que astronautas modernos se los lleven.

2) El plan perfecto
Ninguno de los tres astronautas podía pagarse un seguro de vida, así que decidieron crear un plan maestro. Firmaron cientos de autógrafos antes de subir y los distribuyeron entre sus familiares. Si algo malo les ocurría podían venderlos para obtener dinero, en caso de que se necesitara.

3) Flatulencias en el Apolo 11
Las bebidas gaseosas que tomaban los tres hombres hicieron que tuvieran horribles flatulencias. Las burbujas de hidrógeno en el agua provocaban gases bastante olorosos, los cuales Michael Collins describió como la mezcla de un perro mojado y el gas de un pantano.

4) Se han perdido las grabaciones originales
Al parecer, las cintas que los astronautas grabaron se reportaron perdidas en 2006, y probablemente se reutilizaron para filmar información de los satélites lanzados en la década de 1980. El formato era mucho más claro que el visto en televisión, y este último es el único que sobrevive.

5) El olor de la Luna
Según los astronautas, la Luna olía a cenizas mojadas en una estufa y a pólvora, sin embargo, al llegar a la Tierra el oxígeno de nuestra atmósfera dejó este polvo lunar sin rastros de aroma.

6) Comodidad en la Luna
Aunque Neil Armstrong fue el primer ser humano en pisar la Luna, Aldrin fue el primero en orinar. Mientras todo el mundo lo miraba por televisión, retiró un tubo para orinar que tenía dentro del traje espacial.

7) Improvisación
Al volver al módulo luego de alunizar se dieron cuenta de que no funcionaba el interruptor para ascender, un problema no menor. Finalmente, Armstrong lo arregló con un bolígrafo.

8) Transmisión masiva
Cerca de 600 millones de personas vieron el alunizaje del Apolo 11, lo que fue un récord en el momento. La cifra solo se superó en 1981 con la boda del príncipe de Gales y Lady Di.

9) Vuelta exitosa
Luego de ocho días en el espacio, los astronautas regresaron con éxito a la Tierra. Por los peligros de haber contraído alguna enfermedad extraña fueron puestos en cuarentena por tres semanas.

10) Buzz Lightyear y su vínculo con la exploración de la Luna
Uno de los personajes principales de la película Toy story llamado Buzz Lightyear se llama así por ser un homenaje al segundo hombre que pisó la Luna: Buzz Aldrin. La mayoría solo conoce a Neil Armstrong, porque él fue el primero, pero también hubo dos más: Buzz Aldrin y Michael Collins. Buzz Aldrin nació como Edwin Eugene Aldrin, en Nueva Jersey, Estados Unidos (EU). Su primer apodo fue Buzzer y surgió en su niñez, ya que a su hermana no le salía pronunciar la palabra “brother” (hermano). Sin embargo, luego se cambió el nombre legalmente a Buzz en 1988. Y Lightyear porque el evento del primer hombre en la Luna fue conocido como el Año de la Luz, el año del descubrimiento.

Comentarios