“Una vez me dijiste que después de unos años una pareja empieza a odiarse cuando ya prevén sus reacciones o se hartan de sus costumbres, pero yo creo lo apuesto. Creo que me enamoraré de verdad cuando lo sepa todo de mi pareja: cómo va a peinarse, qué camisa se pondrá ese día, qué historia va a contarme en una situación concreta. Entonces sabré que estoy enamorada de verdad.”
Antes del amanecer (1995), Antes del atardecer (2004) y Antes del anochecer (2013), dirigidas por Richard Linklater y protagonizadas por Julie Delpy y Ethan Hawke, es una trilogía que siempre me conmueve.
Estas tres películas fueron escritas con la idea clara de trazar la vida de una pareja durante 20 años de su relación. Mostrar todo lo que les une y todo lo que les separa, sus amores latentes y sus odios comprensibles, la sorpresa al irse enamorando y lo inevitable que resulta seguir amándose. Su narrativa cinematográfica refleja con generosidad e inteligencia el enamoramiento, la ilusión y el reencuentro, la rutina y la convicción, la fuerza y la debilidad del amor.
Todos los filmes están basados en la gran capacidad de expresión de sus dos únicos personajes: una chica francesa llamada Celine y el joven norteamericano Jesse. La fuerza de las tres películas está en los diálogos de esa pareja, así como en la transformación de sus actores que las filmaron respetando el paso del tiempo, pero sobre todo en la manera de delatar su enamoramiento, su reencuentro y su rutina y todas las formas del amor.
Antes del amanecer inicia cuando, en un tren rumbo a Budapest, una pareja discute de manera agresiva. Celine prefiere cambiarse de lugar y es así como se sienta a lado de Jesse. Pronto surge una amena charla entre ellos, que deciden irse al comedor para oír la riña. Desde ese momento, a través de sus historias, los dos descubren el lado humano y tierno de cada uno. Jesse la convence de bajarse con él en Viena y lo acompañe todo el día. Otra vez la charla entre ellos será profunda, hermosa, cariñosa, honesta y abierta. Prometen verse al año siguiente en esa misma estación de tren.
Antes del atardecer inicia cuando Jesse es un escritor famoso y ha triunfado con su primera novela, que presenta en un cafecito en París. Al terminar la exposición se acerca a él Celine, vuelven a verse después de 10 años. Ella no llegó en la fecha indicada a la estación de trenes, él se casó con otra, pero nunca olvidó a la joven francesa. En un solo día vuelven a reconocerse y aceptarse como son.
Antes del anochecer nos presenta a los dos protagonistas ya casados, padres de unas hermosas gemelas de 10 años, viven en Europa, se quieren y no. Otra vez, sus diálogos son profundos y delatores. Hay rutina y desamor, hay amor y comprensión, desgano y pasión, dudas y certezas. Esta vez deben decidir si vale la pena seguir juntos y por qué.
Esta trilogía es ya un clásico de las películas sobre el amor, buen pretexto para empezar febrero.

Comentarios