Del 23 al 25 de octubre de 2019 se celebró en La Habana, Cuba, la quinta Conferencia de Estudios Estratégicos (V CEE), organizada por el Centro de Investigación en Política Internacional (CIPI). Durante el encuentro se dieron cita cientos de intelectuales y activistas de diversas partes del mundo, en su mayoría latinoamericanos, que debatieron sobre el futuro de América Latina frente a la estrategia de los Estados Unidos (EU) en el continente, que actualmente es encabezada por Donald Trump, quien insiste en reeditar la doctrina Monroe y el corolario Roosevelt, fundamentos ideológicos que siguen empleando para intervenir en los asuntos internos de los países de nuestra región.

Con el tema “Geopolíticas en conflictos y un orden internacional en transición”, durante tres días en la quinta CEE se analizaron las estrategias hegemónicas empleadas por EU en el continente, destacando el endurecimiento de las medidas de bloqueo económico sobre Cuba; la injerencia política en procesos electorales de Bolivia, Venezuela y Argentina; y, desde luego, su participación velada en la contención de diversos movimientos sociales en el continente.

Para el caso de Bolivia se destacó la victoria electoral de Evo Morales, que ahora está siendo objeto de presiones externas, que es apoyada por élites locales para desconocer los resultados electorales. Desestabilizar el país para lograr la segunda vuelta electoral, recobrar fuerza y revertir los resultados. Para la hegemonía estadunidense, un presidente con las características de Morales no es favorable para el sistema debido a que no ha permitido la injerencia en su país, pero también su alianza con el llamado “otro eje del mal”, encabezado por Cuba y Venezuela, que han marcado distancia con Washington.

Por otra parte, también se discutió durante esos días sobre el posible triunfo de Alberto Fernández en Argentina, que parece marcar el retorno del peronismo en Argentina, un perfil con características democráticas y con mayor sensibilidad a los temas sociales que padece este país del cono sur. De hecho, esta semana se reunirá con su homólogo de México, Andrés Manuel López Obrador, lo que significa una posibilidad para que nuestro país recupere el liderazgo que lo caracterizaba en otros años, le permitiera ser interlocutor de los pueblos de América en diversos foros internacionales.

Sin lugar a dudas, la CEE es uno de los espacios más importantes de discusión crítica para aclarar los complejos procesos que vive el continente, destacando la necesidad de no solo explicar las lógicas del poder hegemónico sino sistematizar los procesos emancipatorios que encabezan los movimientos sociales.

Las tesis a las que este evento llega no son concluyentes, pero destaca la necesidad de que a nivel epistemológico hacer visibles las luchas contrahegemónicas emprendidas desde las organizaciones y grupos sociales que han motivado cambios en el proceso de democratización de nuestras regiones y los riesgos que se avecinan frente a la disputa por mantener el liderazgo de EU frente al avance de China en el escenario mundial.

Varios países en América Latina están volviendo sus esperanzas en los procesos democráticos que están encabezando las izquierdas, por ello es importante asumir con responsabilidad la encomienda, de lo contrario ya hay ejemplos de que la utraderecha puede asentarse como opción o como castigo como ocurrió en Brasil.

Por otra parte, varios de los reunidos en este evento ven con buenos ojos la avanzada de China en el mundo, sin embargo, también es cierto que los latinoamericanos debemos de construir la ruta para dejar la dependencia con el país hegemónico del norte a través del desarrollo productivo endógeno, que permita la autosuficiencia alimentaria, tecnológica y energética. De lo contrario, a pesar de que parece inminente el declive de la hegemonía estadunidense, no solo necesitamos cambiar de amo.

La emancipación es una necesidad de sobrevivencia para nuestros pueblos, que no solo debiera ser económica sino intelectual, porque en ese espacio es donde pueden surgir las ideas innovadoras para construir y hacer viable la esperanza.

[email protected]
[email protected]

Comentarios