¿Qué debe anteponerse: el derecho a la salud o las prerrogativas políticas de la ciudadanía? Ese es el centro del debate en el que se han colocado Morena y los partidos de oposición junto con el árbitro electoral, el Instituto Nacional Electoral (INE). Aunque ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a pregunta expresa, fijó su postura en la que respaldó la autonomía del órgano electoral como el que debe decidir sobre la factibilidad de llevar a cabo las elecciones de Hidalgo y Coahuila este año. Aunque su partido, Morena, tiene una posición diferente: que los comicios tanto de Hidalgo como de Coahuila se lleven a cabo el próximo año, pues es irresponsable celebrarlos cuando México se ha convertido en el tercer país con mayor número de muertes en todo el mundo a causa de la pandemia. Hidalgo además se encuentra entre los estados que en lugar de reducir registran un ascenso en contagios por el coronavirus (Covid-19). El director general de epidemiología José Luis Alomía advirtió ayer que la epidemia en la entidad sigue creciendo y no ha llegado a un pico de propagación. El propio consejero presidente del INE Lorenzo Córdova dijo a través de un video el pasado domingo que la jornada electoral se llevará a cabo si así lo decide el consejo de salubridad general. Y en medio de todo, el tiempo corre y los plazos están por cumplirse en cuanto al registro de candidatos. El conflicto en última instancia será decidido tanto por el consejo de salubridad general como por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que deberá resolver la impugnación que interpuso Morena el pasado lunes. ¿Entonces? ¿La vida o la elección? De filón. De forma paralela al accidentado proceso electoral, corre el tiempo para definir a los concejos municipales, cuyo plazo fatal se encuentra a la vuelta de la esquina. Ayer, el presidente de la comisión de gobernación del Congreso de Hidalgo José Luis Espinosa Silva calculó que el 20 de agosto podrían tener los primeros dictámenes con la integración de los concejos que se encargarán de las administraciones municipales, los cuales, para empezar, deberán tomar un curso urgente de entrega-recepción.

Comentarios