–¿Respondería ante una agresión?
–Trump está en plena campaña
–La reelección, esfuerzos totales
–4T, sobreestima la sopa de Lozoya
“Un político divide a las personas en dos grupos: en primer lugar, instrumentos; en segundo, enemigos” Friedrich Nietzsche Filósofo alemán

Hoy parte a Washington, en un vuelo comercial, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para reunirse con su homónimo estadunidense Donald Trump y “festejar” la puesta en marcha del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Lo que puede ser únicamente un acto protocolario, de relaciones públicas, podría convertirse en un acto electoral para el mandatario estadunidense. Trump está en plena compaña por la reelección. Le apuesta todo su capital político y financiero. Su discurso de divisionismo racial y político puso a su país en niveles de crisis donde hay un divisionismo político nada más superado por la guerra de secesión a mediados del siglo XIX. La superioridad racial, la disputa en la manera de ver el desarrollo económico de ese país son las herramientas de una nación dividida.

Dividir a los pueblos es una estrategia tan vieja como la de las civilizaciones más antiguas. Es la manera como se mantiene el poder. En Estados Unidos se divide en demócratas y republicanos, En Reino Unidos en derecha e izquierda y en México, nación una nueva división: conservadores y liberales; fifís y chairos.

El liberalismo que clama AMLO en México contrasta con el conservadurismo de su aliado más importante en el mundo, Trump. Es considerado en el orbe como el más conservador de los conservadores en materia política, económica y, obviamente, social.

Sin embargo, la visita de AMLO a Washington representa para Trump la llegada de un instrumento electoral que podría serle útil para atraer los votos de los chairos que tienen la nacionalidad estadunidense y votan más allá del Río Bravo.

Eso es lo que evaluó el primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien prefirió decidirse hasta el último momento. Mientras deja el escenario puesto para que vea Trump la necesidad de Canadá en el panorama político internacional y en lo interno de la Unión Americana.

Sí hay riesgo en esa visita a la Casa Blanca. Claro, que la foto es tentadora. Reunirse con el hombre más poderoso del mundo es cautivador, precisamente en la sede del imperio. Los riesgos están en lo político. El discurso del presidente estadunidense versa alrededor de un muro, que fue materia de su campaña electoral en México y EU. Asimismo, sobre la migración. Incluso, en su discurso xenofóbico electoral dijo que “con el muro se evitó que invadiera del coronavirus a Estados Unidos”.

La relación entre Luis Videgaray y el yerno de Trump, y uno de sus principales asesores, Jared Kushner, fue clave para las apuestas políticas de México. Esa relación le dejó a AMLO la opción de hacer una excelente amistad con Trump. Es una herencia, pues, de Peña Nieto.

Sin embargo, Trump puede ver la oportunidad de maltratar la relación entre ambos países y usarla para su beneficio. Lo hace siempre. Ese es el riesgo. El resto de las negociaciones que se puedan dar en materia económica, financiera o, incluso, política, son plato de segundo tiempo.

Por ello, nuestro equipo diplomático debe ir con un catálogo de opciones que pueda abrir el presidente estadunidense y sus respuestas que sean tajantes y delicadas para no romper el siempre frágil hilo que une nuestras fronteras que ahora están consolidadas en materia comercial con el T-MEC. Algunas señales agresivas de Trump se ven estos días, pero pensemos que mostrará buenos modales en la Casa Blanca mañana.

Marcelo Ebrard, el secretario de Relaciones Exteriores de México, aprovechó a Videgaray, aunque los chairos digan lo contrario. Además, es por razones de Estado y eso es lo que debemos reflexionar. La chairiza y los fifilovers viven en la ficción. La realidad es lo que se vive en las altas esferas del poder.

Poderosos caballeros: nada nuevo en las declaraciones de Emilio Lozoya en España. Las expectativas de la 4T sobre que escupirá la sopa en México están lejanas de cumplirse en totalidad. El auto de la audiencia nacional de España, donde se acuerda la extradición definitiva del exdirector de Pemex Emilio Lozoya, tiene la misma información que la fiscalía general y la justicia de Estados Unidos: Odebrecht recibió un contrato por mil 436 millones de pesos para obras para la refinería de Tula, en Hidalgo. Por ello, recibió 6 millones de los 10.

5 millones que estimaban de “moche”. La apuesta de la 4T es muy grande sobre la información de Lozoya. *** En México, la industria de medicamentos genéricos registró un crecimiento exponencial. En número absolutos, México cuenta con más del 90 por ciento del volumen de medicinas genéricas; mientras que en Estados Unidos es de 82; Alemania 76; Canadá 74 y Reino Unido de 70 puntos porcentuales. El crecimiento se ha dado con todo y el mito que tanto la Cláusula Roche-Bolar como la Gaceta de Vinculación IMPI-Cofepris se forjaron como un obstáculo para la incursión de genéricos en México. La realidad, como lo es en el proceso de vinculación que existe desde 2003 en el reglamento de insumos para la salud (artículo 167 bis), ha logrado que nueve de cada 10 medicamentos en el mercado mexicano sea genéricos.

Responsabilidad social corporativa: ante la pandemia causada por el coronavirus (Covid-19), Fundación Infantil Ronald McDonald México, que dirige Gabriela Gatica, trabaja para que niños, niñas y adolescentes con enfermedades complejas continúen sus tratamientos médicos mientras se protegen en todo momento del Covid-19. Ronald McDonald House Charities Global es la institución que coordina a todas las fundaciones Ronald McDonald en 60 países del mundo. Organiza el hospedaje, alimentación sana y suficiente tres veces al día, así como transporte diario a la zona de hospitales.

Escúchame de lunes a viernes, de 21 a 22 horas, en “Víctor Sánchez Baños en MVS” mvsnoticias.com
poderydinero.mx
[email protected]
@vsanchezbanos

Comentarios