Ana y Lalo escriben historia en el Mundial de Kali Eskrima

1833
Kali
La mexicana se enfrentó a competidoras de diversas nacionalidades y diferentes divisiones

lalo(Segunda parte)

Pachuca

En el Mundial de Artes Marciales Filipinas, Ana Arriaga y Eduardo Palomares hicieron historia para el país. Ella se convirtió en la primera mujer mexicana en competir y ganar en esa competencia; él se consagró como cuádruple campeón mundial y ambos compartieron su experiencia tras regresar del torneo.

Ana, la primera mujer mexicana en la justa

Se ganó a pulso el apodo de The Machine. Ana Arriaga llegaba como la “víctima” al Mundial, sin experiencia en ese tipo de competencias; la hidalguense sorprendió a todos cuando demostró que estaba ahí para competir. Su cosecha fue un oro, dos platas y dos bronces.

Me tocó competir el primer día con mi maestro, nos va muy bien. Al siguiente tengo varias peleas para llegar a la final, me toca enfrentarme a la campeona, una eskrimadora de un nivel increíble, paso a la final y me encuentro a otra filipina y gano el oro

, comentó.
La mexicana se enfrentó a competidoras de diversas nacionalidades y diferentes divisiones. Logró conseguir un oro, dos platas y dos bronces, pero lo más importante fue el reconocimiento de equipos de otros países.

Las medallas son algo emocionante, pero la amistad y el reconocimiento que tuvimos de otros países es una gratificación y nos dejó muy felices a todos.

Ana resalta algo que casi no se ve pero que es fundamental en la formación de un atleta:

Hoy aquí no están todos los campeones. Nosotros somos los que recibimos las medallas, pero esto no hubiera sido posible sin mi papá, mi mamá, mi hermana, mi novio, que me ayudó en la preparación física. Ellos también son campeones mundiales

.

El último Mundial de Lalo Palomares

Con 42 años y una trayectoria donde figuran cuatro medallas de oro en Mundiales, Eduardo Palomares, entrenador y competidor del equipo hidalguense, aseguró que esta fue su última participación en un campeonato de ese tipo.
En 2012 comenzó su historia y admite que a ese certamen solo fue a conocer. Obtuvo un cuarto lugar y sacó mucha experiencia.
Su esposa fue su principal motivadora. Le dijo que si ya había arañado la medalla podía lograr subir al podio en la siguiente ocasión. Ello lo llevó a repetir en 2014, ya con otra visión y preparación, y con el reto de conseguir un metal. Su cosecha ese año fue de dos oros y un bronce.
Este año su meta no solo era refrendar sus títulos, sino motivar a sus alumnos a asistir al certamen y probar que tenían madera de campeón.

Peleamos un arte marcial filipino y pudimos ir a su país, competir en su sistema donde nadie les gana y nosotros lo hicimos. Fuimos mejores que ellos.

Con el reto cumplido con creces, el maestro eskrimista se despidió de los campeonatos mundiales.
“Tengo 42 años y este fue mi último Mundial. Yo ya no vuelvo a competir en uno de ellos porque es sumamente desgastante física y emocionalmente. El primero fue como para ver qué pasaba, en el segundo fui a ganar, y ahí pensé que era el último, pero volví a ir y lo repetí.

Tengo ya varias lesiones, ya no quiero competir en grandes ligas. Aldo sí seguirá y sé que irá a un segundo y tercer mundial y ojalá tenga el respaldo económico de alguna institución que lo pueda apoyar.

Ahora se enfocará en los entrenamientos y en darle un giro.

Dentro de la rama que practicamos tenemos que dar un paso más para perfeccionar nuestras técnicas como artistas marciales en algo que sea más arte y menos deporte, y en eso nos enfocaremos los próximos años.

En Filipinas, el equipo hidalguense obtuvo 13 medallas, resultado que avala su categoría como pentacampeón nacional de kali eskrima en México y como campeones mundiales en el orbe.

 

No votes yet.
Please wait...

Comentarios