*Meter a Peña a prisión: el doble riesgo
*Es la lucha por el poder

Ricardo Anaya amenaza con meter a la cárcel a Enrique Peña Nieto.
En Los Pinos contemplan que Anaya sea derrotado el primero de julio y después de la elección, le ajustarán cuentas.
La lucha por el poder presidencial ha llegado a su clímax. Jamás se había visto, por televisión y a nivel nacional, que un candidato advirtiera que va a investigar al presidente en turno y que “como cualquier persona, irá a la cárcel”.
Cierto: es un acto tan desesperado como astuto de Anaya por intentar ganar ese tan sobado y mal entendido “voto útil” que, en nuestra columna de la semana pasada (“10 razones para no votar por Meade”), señalábamos que ya se había ido en favor de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dada la abismal intención del voto que registra entre 50 y 54 por ciento. Empero, el equipo del panista insiste en beneficiarse de esa franja y espera que el mensaje de “meteré a la cárcel a Peña Nieto” surta efecto entre los indecisos y decidan votar por Anaya.
Pero solo faltan nueve días para la elección presidencial.
Ya no le da tiempo a Anaya de rebasar a AMLO.
Mientras, seguirá al filo de la navaja.
*****

¿Por qué Ricardo Anaya ha convertido a Enrique Peña Nieto en su botín electoral?
Por la vulnerabilidad, desprestigio y escasa credibilidad del presidente de México, atado de manos y lengua por las leyes electorales para intervenir en las campañas. Es una jugada de alto riesgo de Anaya, sí, pero también muy astuta: amenazar con meter a prisión a un presidente que participó, alentó y solapó la corrupción durante su gobierno, es una medida que nueve de 10 aplaudirían y estarían de acuerdo. Sin duda.
¿Para qué jugársela de esta manera por parte de Anaya?
Sencillo: para tratar de remontar en las encuestas finales –habrá que estar atentos a la próxima encuesta del diario Reforma que han sido, por mucho, las más certeras desde 2012 (A mayor detalle ver libro 1/Julio/2018 Cambio Radical o Dictadura Perfecta. Martín Moreno. Cap “Las encuestas que fallaron en 2012” Editorial Random House/Aguilar) y a partir de ahí, determinar si la estrategia de ataque contra EPN le rendirá beneficios a Anaya. Si repunta o se estanca. Esa es la apuesta.
¿Por qué no le han respondido en Los Pinos a Anaya?
Porque podría interpretarse como una intromisión del gobierno federal en el proceso electoral y, de alguna manera, tendrían razón: por más críticas que haya al gobierno en turno, el presidente o su equipo no deberán, por ley, meterse a la dinámica –hoy virulenta y salvaje– en la que se mueve el discurso y los ataques entre sí de candidatos, partidos, medios y poderes fácticos.
¿Por qué Ricardo Anaya deberá tener mucho cuidado con la amenaza en contra de Peña Nieto de investigarlo y meterlo a la cárcel?
Porque conoce, y bien, a los priistas mexiquenses, que suelen ser vengativos y cobrarse las ofensas con el aniquilamiento del enemigo (porque eso ya es Anaya para Los Pinos: un enemigo), y porque sabe que si pierde la elección del primero de julio, quedará a la deriva, como barcaza frágil ante el oleaje furioso de todos los enemigos que ha sembrado en el camino y que le ajustarán cuentas cuando un Anaya derrotado sea abandonado. Entonces sí, con presidente electo que no sea Anaya, llegarán los apretones de tuercas de Peña Nieto, Calderón y varios más vulnerados por la virulencia del panista.
¿Por qué Anaya ha decidido jugarse el todo por el todo?
En parte, por su desesperación: AMLO le lleva, al menos, 20 puntos de ventaja, y necesitaba reventar una bomba, y qué mejor que amenazar con llevar a la cárcel a un presidente corrupto. En parte, porque sabe que todo lo que sea anti-Peña, reditúa simpatías, dado el enorme desprestigio con el que EPN deja su gobierno. Y en gran parte, porque no le queda de otra: a estas alturas, ya es a matar o morir.

*****

Si Ricardo Anaya gana la próxima elección presidencial –que ante los números y tendencias confiables y serias ya se antoja improbable–, que Peña Nieto, Videgaray, Meade y compañía comiencen a preocuparse porque el caso Odebrecht podría llevarlos a prisión con Anaya en Los Pinos. Allí queda la advertencia.
Pero si Anaya pierde la elección, entonces sí, el queretano deberá andarse con mucho cuidado porque los priistas mexiquenses, aún con cinco meses en el poder, le revivirán el asunto de las naves comerciales que lo enriquecieron, y entonces el panista vivirá los peores días de su vida. Y nadie metería las manos por él. En Los Pinos ya decidieron esperar a que pase el vendaval de la elección presidencial y, ya concluida, entonces sí cobrarle la factura a Anaya por andar amenazando a Peña Nieto con meterlo a la cárcel.
Lo dicho: Anaya, a matar o morir.
Ya veremos muy pronto si Anaya fue joven maravilla o, como lo motejan algunos, quedará simplemente como un cerillo.
Un cerillo apagado y desgastado.

TW: @_martinmoreno
FB: /Martin Moreno

Comentarios