Angelitos regresan al mundo terrenal

133
Angelitos,mundo terrenal

Huejutla.- Es mediodía, las campanas repican y anuncian la llegada de los niños que perdieron la vida. Se escucha el estruendoso sonido de los cohetes, que llaman a los pequeños que cruzan el umbral de la muerte para reunirse nuevamente con sus seres queridos.

El 31 de octubre es el primer día del Xantolo, “la fiesta grande”, y es dedicado a las ánimas de los niños, quienes ya no están con sus familiares; pobladores preparan el “caldo loco”, una comida tradicional que mezcla los sabores de frutas con verduras y se ofrenda al mediodía con humo de incienso de copal y palabras de bienvenida.

Este primer día se espera la llegada de los también llamados angelitos, comparte el promotor cultural Sergio Felipe Amador, quien comenta que la elaboración de los arcos y el ritual son dos factores importantes de la ceremonia.

Explicó que al mediodía se paralizan las actividades en cada rincón del municipio, “las palomas” (cohetones) anuncian el júbilo por la llegada de los pequeños, a quienes se les espera con la comida tradicional, dulces y frutas, además de un vaso con agua, que es imprescindible para cualquier altar o arco en honor a los fieles difuntos.

Indicó que en el ritual del Xantolo debe participar toda la familia, porque representa la unión del hogar y ese ser querido, tanto en la elaboración del arco como en la parte espiritual.

El explosivo sonido de los cohetes, que delata el buen oficio de los artesanos pirotécnicos, anuncia la llegada de los espíritus que provienen del Mictlán, según reza la tradición.

Las cuadrillas de coles, que son hombres disfrazados de animales, de ancianos o de mujeres, hacen ruidos guturales, ríen y bailan para despistar a la Muerte.

Las preparaciones continúan y la celebración más importante de la Huasteca es el Día de Muertos, que lejos de ser una fecha deprimente, se convierte en una verdadera fiesta para los lugareños, que creen que sus seres queridos regresan del umbral de la muerte para convivir con ellos.

En Jaltocán finalmente se realiza un concurso de la Danza del Comanche, que era exclusiva para hombres, pero ahora tiene como innovación la participación de parejas de mujeres.

  • El explosivo sonido de los cohetes, que delata el buen oficio de los artesanos pirotécnicos, anuncia la llegada de los espíritus que provienen del Mictlán

Comentarios