El libro de la semana

La obra de Asael Ortiz
tuvo como objetivo discutir aspectos demográficos desde el inicio de la humanidad hasta los días contemporáneos

El libro Antología de los estudios de población, de Asael Ortiz Lazcano, tuvo como objetivo discutir aspectos demográficos desde el inicio de la humanidad hasta los días contemporáneos. Incluso desde el origen de la humanidad, a partir de analizar de forma muy social un tema biológico, es decir, la teoría evolutiva a partir de la propuesta darwiniana. El texto aborda desde los cuasihombres, los australopitecos hasta el hombre moderno de 10 mil antes de Cristo, pasando por los neandertales, cromañones y diversos tipos de hommo.
La teoría evolutiva que es planteada como una panoplia, en este curso se trata de analizar como un planteamiento no demostrado, pero a la luz de la demografía. Para muchos, la teoría evolucionista se aborda en los discursos desde una mirada maniqueísta para no entrar a mayores discusiones, sin cortapisas, consustancial entre la teoría y evidencia lítica encontrada. Sin embargo, las cosas no son así, y cuando se analiza de forma apoteósica, deja de lado la propia ciencia para pasar a una descripción de hechos “históricos”
más de novela o cuento.
Sin duda, la historia de la humanidad está en el centro de la discusión porque incluso en los periodos paleolítico y de los metales, hay grandes diferencias; además, interpretar la historia a la luz de la demografía para no generar retrotraerla es un ejercicio difícil. Esto genera serias diferencias en el tiempo y en el espacio de cómo interpretar o reinterpretar la historia, a los grupos humanos en periodos diferentes con metales diferenciados, por ejemplo, el uso del cobre, del bronce y del hierro, y cómo potenció a algunos pueblos en la guerra, como el caso de asirios, hititas, espartanos; mientras que para otros pueblos les permitió una explotación de la sal, como fue el caso Hallstatt, sin que haya sido redirigido a las cuestiones bélicas. Esto, sin duda, nos lleva a la tela del cuestionamiento, cómo estaban las interpretaciones científicas y cuáles eran sus alcances.
Posteriormente, el libro inicia una discusión de los pueblos antiguos, los sumerios, egipcios, babilonios, judíos, griegos, romanos, la construcción de la patrística, el cristianismo, el islam, hasta llegar al siglo XV, y se va acompasando la historia de elementos demográficos, que permiten llegar a conclusiones y resultados indiscutibles de cómo fue el crecimiento de población, el actuar cotidiano, las esperanzas de vida, la alta mortalidad a edades tempranas y los efectos de la esclavitud y el trasplante de población.
El crecimiento explosivo de la población se tiene el día de hoy, con una inflexión determinante en 1800, pero con una dinámica homogénea para ese tiempo y bajas esperanzas de vida en todo el globo terráqueo.
Eso explica los matrimonios muy jóvenes, Ayca casada con Mahoma a los nueve años, incluso se traslapa a los antiguos mexicanos, que basta recordar que cuando las niñas tenían siete años se hacía una ceremonia muy parecida a la de 15 años, en donde se les preparaba para que en un futuro, no lejano, se insertaran a las filas de mujeres casadas. Por ello, se requería conocer la forma de comportarse de una mujer decente versus la mujer “ahuianime”, fácil, divertida, la meretriz. Esa idea parece reciente, aunque en este devenir histórico las primeras civilizaciones del mundo observaban a la meretriz como un elemento de los dioses, que incluso permitía hablar con las deidades de los centros de culto.
Pero de este recorrido es importante mencionar dos aspectos centrales de pueblos diferenciados, los judíos como un ejemplo y único pro-natalista, y los griegos como un pueblo anti-natalista, que dieron la pauta al mundo moderno.
Posteriormente se entra en el análisis de las teorías demográficas, la teoría del crecimiento de población de Malthus, la teoría de la transición demográfica clásica, la teoría de la transición demográfica alterna, la teoría de la segunda transición demográfica de Dir Van de Kaa, la teoría económica de los hijos de Gary Bécquer, entre otras muchas, que permiten al lector discutir los avances y concepciones de teorías demográficas. A la par de ellas se requiere revisar de forma somera las diversas teorías económicas y su interacción con la demografía, para entender la forma de observar a la población en un antes y después del crecimiento demográfico importante.
Posteriormente se analizan algunos aspectos importantes de la demografía, las fuentes de datos, en donde se toca de forma importante el muestreo y las encuestas como un elemento apodíctico de la información y de la construcción del dato. No menos importante es el cálculo de las tasas de intensidad, las razones y las proporciones, que permiten fijas los fenómenos de manera clara y concisa.
Posteriormente hay un momento de analizar los estudios transversales, longitudinales y horizontales, mediante la técnica del diagrama de lexis, para posteriormente ahondarse en la dinámica demográfica, la fecundidad, la mortalidad y la migración. En cada uno de esos tópicos se trabajan elementos del análisis demográfico para concluir con la construcción de tablas de vida. Es un libro que en algunos aspectos se ciñe a los aforismos demográficos, pero intenta llevar al lector al terreno de la discusión, la reflexión y el análisis.
Asael Ortiz Lazcano es profesor investigador del área académica de sociología y demografía de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH). Es licenciado en derecho, maestro en estudios de población, tiene el doctorado en ciencias sociales y humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco, así como el
doctorado en derecho por la
Universidad Abierta de Tlaxcala.
Antología de los estudios de población puede consultarse en las bibliotecas de la UAEH y en Carácter Librería en Pabellón Universitario en Ciudad del Conocimiento.

Esperamos sus comentarios en la dirección electrónica: [email protected]

Comentarios