A mis queridos compañeros antorchistas:

Deseo sinceramente que el presente año sea mejor para todas las familias mexicanas, aunque sé que no basta, que los sueños y los buenos deseos debemos perseguirlos y, a ello he dedicado la mayor parte de mi vida, tomada de la mano de una gran familia y bajo la conducción del ingeniero Aquiles Córdova Morán, un hombre que atalaya sabiamente y que por su perseverancia, por su fuerza de voluntad, tan portentosa, como la fortaleza del roble, por su conocimiento de la historia, del método científico, dialéctico, para conocer la naturaleza, la sociedad y el pensamiento, puedo asegurar que es el ser humano en toda América con mayor claridad teórica y conocimiento de la situación geopolítica y de los grandes y graves problemas que aquejan al mundo, al continente y a México. Sé también que a los mexicanos nos ha trazado la ruta correcta para lograr un país más equitativo y justo.

Me disculpo con mis escasos lectores de la opinión pública, pues hoy me quiero dirigir, particularmente, a mis compañeros antorchistas, a aquellos que diariamente se levantan preocupados por sus tareas de organización y educación del pueblo de México y a las miles de familias antorchistas, muchas de las cuales han caminado hombro con hombro desde hace décadas con el movimiento antorchista y librado importantes batallas en pro del progreso de su comunidad. A ustedes, queridos antorchistas, quiero hacer llegar estas reflexiones, en estos primeros días del año 2020, cuando varios de nosotros seguramente estamos inspirados de importantes deseos y proyectos.

En 2019, el trabajo esforzado de miles de antorchistas se vio en su lucha por la consecución de sus demandas ante el palacio de gobierno del estado de Hidalgo, donde mantuvimos un plantón por más de cinco meses y realizamos una muy importante manifestación pública que, a pesar de todas las agresiones y la represión por parte del gobierno de Omar Fayad, se coronó exitosamente ante la sociedad hidalguense y nacional, ello recibiendo a los miles de campesinos y colonos agredidos, toda la solidaridad y el gobierno neofascista y autoritario de Hidalgo, todo el repudio.

Sostuvimos, los antorchistas del país, un plantón frente a la Cámara de Diputados en busca de soluciones a las demandas de millones de mexicanos, donde palmariamente se demostraron las necesidades de las poblaciones y el rechazo a solucionarlas por los representantes del gobierno de López Obrador; esos que dijeron que llegaba la cuarta transformación para el pueblo de México, esos que decían que “primero los pobres”, se pudo develar el manto falaz y manipulador y poner al descubierto la verdadera careta del nuevo gobierno morenista ante la faz de la nación. El movimiento antorchista nacional llevó a cabo de manera exitosa los eventos de festejo del 45 aniversario de nuestra organización, reuniendo en cinco estadios o plazas a más de medio millón de mexicanos, demostrando con ello el vigor de Antorcha y la necesidad de nuestra existencia como organización popular en busca del bienestar de los mexicanos. En fin, 2019 fue un año de lucha, de esfuerzo, de muchos retos, pero avizoramos que para este 2020 se verán multiplicados.

En este sistema capitalista y en casi todos los gobiernos, la mentira, el disfraz y el circo han sido práctica de todos los días, pero hoy su aplicación es más cínica: si analizamos el gobierno de López Obrador, solamente con un poco de sentido común, podemos darnos cuenta que, nuevamente, esos 30 millones de mexicanos que votaron por él fueron engañados y defraudados, pues a pesar de su discurso, por sus hechos podemos comprobar que es un gobierno tan neoliberal como cualquiera de los que le antecedieron en los últimos 30 años; que es un gobierno enemigo del pueblo y amigo de los dueños del dinero; que es un gobierno que tiene al país en un baño de sangre permanente y donde los niveles de inseguridad crecen diariamente; que desprecia la vida de los mexicanos, sobre todo de aquellos que son víctimas inocentes y no se les procura justicia, pues parece, a pesar de su discurso moralista, que son fervientes seguidores de José Alfredo Jiménez en eso de que “la vida no vale nada”; la economía no crece y el desempleo va en aumento.

Recordemos que las transformaciones, cambiar la realidad circundante, no se logran solamente con buenos deseos ni con buenas ideas, que es necesario (aunque parezca machacón, la repetición) que hombres y mujeres nos pongamos en acción, que concibamos un proyecto de país y nos lancemos organizadamente en su consecución; hasta hace algunos meses el propósito esencial de Antorcha venía siendo lograr cambiar el rostro a miles de comunidades rurales y colonias populares a través de la introducción de los servicios básicos, de carreteras, de pavimentación de caminos, de escuelas, clínicas, de espacios deportivos. Miles de familias gracias a esta lucha organizada cuentan hoy con una vivienda o con un techo o incluso con un empleo o un pequeño negocio, etcétera. Pero en nuestros días las circunstancias han cambiado: las actuales autoridades, tanto estatales como federales, se niegan en redondo a resolver las demandas de pueblos y colonias y no solamente de aquellas comunidades organizadas en Antorcha, prácticamente a todas las poblaciones se les tiene en el total abandono por parte de la autoridades que están obligadas por ley a resolver.

Por todo lo anterior, compañero antorchista, te llamo a redoblar esfuerzos para lograr la solución a tus demandas, pues es tu derecho, pero para su consecución tienes que traer a tu memoria todo lo alcanzado gracias a la lucha organizada, gracias al esfuerzo conjunto, pues las comunidades progresan si participamos todos, si no nos quedamos solamente pensando en nuestra individualidad o en nuestro muy particular interés, tenemos que ver, como lo dijo recientemente nuestro líder nacional Aquiles Córdova Morán: el bosque completo, no solamente el árbol.

Pero también te convoco, que ante las nuevas circunstancias donde impera, tanto a nivel nacional como local, un gobierno de derecha, enemigo del pueblo, de su organización y totalmente cerrado a resolver sus demandas, a que formemos el verdadero partido del pueblo, el partido de México, el Partido del Movimiento Antorchista Nacional y que con él, como un arma para gobernar esta nación en beneficio de todos los mexicanos, de todos sus sectores, podamos lograr una vida digna, justa y sin humillaciones.

Ya basta de andar mendigando agua potable, una carretera, una clínica o una vivienda a esos señores que se creen dueños del presupuesto público de la nación; trabajemos para formar nuestro partido y para gobernar, tú puedes hacerlo junto con otros miles de mexicanos y de muchos antorchistas preparados para ello.

Y también te convoco a participar con candidatos propios para las próximas elecciones en Hidalgo, que llevemos a las presidencias municipales a verdaderos representantes de las comunidades, aquellos que saben lo que se sufre cuando no se tiene agua en casa o no se cuenta con caminos, etcétera; elijamos a nuestros representantes, ya no votemos por el poderoso de siempre, ese que con una migaja nos quiere comprar nuestro voto para no resolver nada en todo su gobierno.

¡A formar el partido de Antorcha!

¡Elijamos a nuestros candidatos a las presidencias municipales en Hidalgo!

Comentarios