Después de 17 días de competencia, los Panamericanos llegaron a su fin. Durante la ceremonia, la estafeta fue entregada a Chile, quien será sede la justa deportiva en 2023

Lima.- Una danza de la diversidad inundó el estadio Nacional. Lima 2019 le dijo adiós a los Juegos Panamericanos y Santiago de Chile recibió la estafeta para organizar la próxima edición en 2023, en medio de una fiesta que nuevamente rindió tributo y homenaje a la cultura y ancestros que le han dado identidad a la nación Inca.

A diferencia de la inauguración, el desfile de deportistas rompió el protocolo y las delegaciones saltaron a la cancha del estadio en un orden diferente, mientras los abanderados eran presentados en el centro del campo.

México lo hizo otra vez con el pants rojo, con el que salió en la apertura, en uniforme de no gala, y con un grupo menos numeroso que el que se vio hace dos semanas, pues el resto de la delegación ya regresó al país. Esta vez, el atleta Fernando Martínez, oro en los 5 mil metros planos, fue el encargado de portar la bandera.

El reconocimiento a los miles de voluntarios no pasó desapercibido y fueron aplaudidos por las casi 50 mil personas en el estadio.

Llegó el turno de la representación de las tres pachas de la cosmovisión prehispánica: el mundo superior, el mundo terrenal y el inframundo.

Las arpilleras le dieron color al espectáculo con un sinfín de textiles cosidos a mano que representaban escenas de la vida y el paisaje rural de Perú. Y entonces se dio el paso al baile, al folclor y a la música, que mostró los distintos matices y la cultura de los pueblos autóctonos del territorio peruano.

La solemnidad regresó al evento con el arribo del presidente de Panam Sports Neven Illic y del titular del comité organizador Carlos Neuhaus, quienes realizaron la clausura oficial de los juegos, donde destacaron el trabajo de cada una de las áreas que hicieron posible el evento deportivo más grande a nivel continental.

Santiago de Chile tomó la estafeta de los Panamericanos. Sebastián Piñera, presidente de Chile, recibió el estandarte de manos del dirigente de Panam Sports y la comitiva andina dio una probadita de lo que se espera para dentro de cuatro años, donde destacó un estilo más contemporáneo.

Después de 17 días de brillar en el estadio Nacional, la llama panamericana se extinguió mientras una danza de cortejo y seducción se desarrollaba a su alrededor;
la parte musical estuvo a cargo del cantante Gian Marco.

Así, Lima dijo adiós a los Juegos Panamericanos.

LIMA 2019

Comentarios