Apenas 5% de la población consume esa bebida

945
bebidas

Pachuca

Aunque el pulque es una bebida que se produce en los 84 municipios de Hidalgo, actualmente son muy pocos los que se dedican a ese oficio; su consumo tampoco ha recuperado los niveles de antaño pese a la reciente popularidad que el néctar de los dioses encontró en el sector juvenil de la población.
Datos de la organización Slow Food Pachuca dan cuenta de que hoy apenas 5 por ciento de la población gusta de consumir pulque, mientras que hace 50 años, 30 por ciento de la población hacía de esa bebida parte de su alimentación tradicional. En tanto, una proporción mínima, 0.5 por ciento se dedica a producirlo.
Así lo expresaron Elías Fernández Chequer, presidente de Slow Food Pachuca, y Dante López, integrante de la Organización de Tlachiqueras y Tlachiqueros Recuperando el Maguey y el Pulque, al presentar el panorama que enfrenta ese producto pese a los esfuerzos realizados en años recientes para reposicionarlo entre consumidores.
De acuerdo con Fernández Chequer, en su natal Apan, actualmente es difícil encontrar tlachiqueros que se dediquen al proceso de elaboración de la bebida.
Ante tal panorama ambas agrupaciones concentran sus esfuerzos en actividades que reposicionen el gusto por el pulque e intensifiquen su producción.

La gente cada vez menos quiere trabajar el campo, hay migración, más personas se quieren ir a trabajar a Estados Unidos, por ello uno de los objetivos de la organización es revalorizar todo los procesos tradicionales

, puntualizó.
A su vez, Dante López consideró que el problema de la falta de canales de comercialización del pulque se ha resuelto paulatinamente, principalmente por el reciente gusto que jóvenes han tomado a ese producto. No obstante, consideró que actualmente es necesario el apoyo del gobierno estatal, federal y municipal para impulsar proyectos productivos orientados a impulsar el aprovechamiento del maguey.

Son muy pocos los que continúan la producción del pulque, buena parte de lo que se comercializa viene de San Agustín Tlaxiaca, que es de excelente calidad, pero está mal pagado, por ello buscamos que haya un mayor reconocimiento

, comentó.
Ambos expresaron que uno de los factores que afectaron el consumo del pulque fueron los mitos que formaron una imagen de desprestigio a su alrededor, como su supuesta elaboración poco higiénica y el uso de “muñeca” (excremento) en su proceso de fermentación.
Aunado a ello, la expansión de la industria cervecera, que en su momento se posicionó como el producto de novedad, dejó de lado al néctar que en épocas ancestrales era una bebida permitida solo para las clases altas.
En ese contexto Slow Food Pachuca aseguró que recientemente existe una tendencia de las autoridades a cambiar las políticas públicas y así favorecer la replantación de maguey, es el caso específico de la Sagarpa y la Sedagroh.

Comentarios