Todo parece indicar que los mil 429 trabajadores del ayuntamiento de Pachuca irán a huelga el próximo 20 de junio. Las peticiones del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de Pachuca (SUTSMP), liderado por Percy Espinosa, se antojan excesivas frente a una alcaldesa, Yolanda Tellería, que ha establecido una política austera para solventar las necesidades de la población pachuqueña. Incluso, es importante recordar, ya se ha pronunciado lista para hacer frente a una probable huelga en la alcaldía, y anticipó que, si es necesario, ella misma saldrá a barrer calles para enfrentar la escasez de mano de obra. Espinosa, por su parte, advirtió que la alcaldía ya desconoció, antes siquiera de negociar, derechos ganados en administraciones anteriores como festejos del Día de las Madres, despensas, falta de servicio médico, combustible y material de oficina. ¿Hacia dónde se ve que van estas posturas? Previsiblemente que van hacia un encontronazo, hacia un conflicto en que la alcaldía insistirá en que no tiene suficientes recursos para hacer frente a las peticiones de los trabajadores municipales que, según Percy, significan un impacto a las arcas municipales de 4.5 millones de pesos anuales. ¿Es justo lo que pide el SUTSMP? Depende de qué lado se observe. Para los trabajadores sin duda es justo tener un aumento salarial de 13 por ciento, cuando en todo el país vemos cómo se ha deteriorado el poder adquisitivo. Tampoco nadie podría decir que es injusto pedir aumento de 20 por ciento a la prima vacacional; o ampliar de seis a 10 días hábiles para cuidados maternos y de uno a tres días con goce de salario por paternidad. Se trata de propuestas legítimas (otras no, como por ejemplo pedir aumento a la compensación para 10 miembros del comité ejecutivo y el secretario general de 150 pesos a mil pesos mensuales para cada uno) que deben ser resueltas confrontándolas con el presupuesto de la alcaldía. No deben regresar los días en que el sindicado era el consentido del alcalde en turno y sus agremiados. Todo conforme a la ley y sin privilegios, al final lo que debe estar por encima, es el bienestar de la población pachuqueña. De filón. Ayer un grupo de trabajadores del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), delegación Hidalgo, denunció que desde hace siete quincenas no reciben su pago correspondiente. Pero también: que no tienen seguro médico, ni muchas otras prestaciones. ¿Qué no el gobierno es el principal interesado en solventar la falta de personal?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios