Apiterapia, alternativa para mejorar la salud

589
salud

Picaduras de abejas en diversas partes del cuerpo representan una esperanza para la salud de habitantes de la Huasteca

Huejutla.-
Picaduras de abejas en diversas partes del cuerpo representan una esperanza para la salud de habitantes de la Huasteca, que buscan en la apiterapia una cura para dolencias y enfermedades.
Ese método es conocido desde hace cientos de años, pero recobra fuerza por su efectividad, según testimonios de quienes se someten a ese tipo de medicina alternativa.
José Hernández acudió a la terapia por tercera ocasión, donde le colocaron cinco aguijones en diversas partes del cuerpo; mencionó que ha notado una mejoría, sobre todo con respecto a un dolor de rodilla, ya que antes de recibir el tratamiento tenía que ingerir diversos analgésicos y actualmente vive casi con normalidad.
“No es veneno, la sustancia de la abeja está compuesta por 46 nutrientes y ninguno de ellos es venenoso para las personas”, compartió Samuel García, quien tiene 15 años de experiencia en la materia y es miembro activo de la Asociación Mexicana de Apiterapia, reconocida por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). La principal herramienta de la apiterapia es la incrustación en la piel de aguijones de abejas.
Samuel García recordó que primero estudió medicina general y posteriormente vio en la apiterapia una alternativa para mejorar la salud de las personas. Consideró que esa técnica tiene un efecto más rápido, pues la sustancia de la abeja ayuda a reconstruir los tejidos y no tiene daños secundarios en órganos, sino que los corrige.
El terapeuta recordó que aprendió la técnica en la Ciudad de México y posteriormente llevó a cabo su aprendizaje en ciudades como Tantoyuca y Chicontepec, en Veracruz; y ahora también lo hace en Huejutla, Hidalgo.
Refirió que es un privilegio ayudar a las personas, ya que a diferencia de otros tratamientos, este no es caro; además, manifestó que después de la segunda sesión existe una mejoría de 40 por ciento.
Recalcó que las sesiones deben continuarse, ya que la mayoría de los pacientes que no continúan es debido a las reacciones secundarias que presentan, como fiebre o comezón; sin embargo, explicó que es normal la reacción del cuerpo.
No obstante, puntualizó que los pacientes entienden que deben desintoxicarse con una “crisis curativa”. Indicó que la mejoría depende de la enfermedad y las sesiones pueden demandar hasta un año.

Comentarios