Apoyará Larrea rescate en Pasta de Conchos

478
Germán Larrea

Así lo reveló el presidente Andrés Manuel López Obrador

Ciudad de México.- Tras el anuncio de que serán rescatados los restos de 65 mineros que quedaron atrapados en Pasta de Conchos, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reveló que el empresario del ramo Germán Larrea le expresó su disposición para apoyar en las labores.

Indicó que Larrea le envió una carta “sosteniendo sus puntos de vista de que ellos habían hecho el intento, pero que no habían podido rescatar los cuerpos. Pero que aceptaba ayudar y colaborar”.

López Obrador comentó que el empresario aceptó incluso poner a disposición de ese esfuerzo todos los proyectos con que contaba y los elementos que se necesitaran. “¿Qué demuestra esto? Que están ayudando (los empresarios)”, así como el sindicato del ramo.

“Entonces, sí hay un interés en ayudar. A pesar de que pueda haber diferencias, siempre hay intereses superiores, causas justas que están por encima de intereses particulares, de intereses de grupo, por legítimos que sean”, resaltó el jefe del Ejecutivo federal.

Recordó que durante el diálogo que sostuvo tiempo atrás con el empresario minero, este le dijo que había condiciones riesgosas para el rescate de los cuerpos de los mineros tras la explosión ocurrida el 19 de febrero de 2006.

El presidente indicó que, a través de la titular de la Secretaría del Trabajo Luisa María Alcalde, se buscó a Larrea.

En la misiva dirigida al jefe del Ejecutivo, Larrea reconoce, a nombre de Grupo México, “el espíritu humanista que inspira la decisión de hacer un nuevo intento de recuperación de los cuerpos de los mineros fallecidos”, y recuerda que las labores realizadas representaron una “tarea dura y de muy alto riesgo” mdurante 14 meses.

Larrea enfatizó que en esas labores emplearon más de un millón 500 mil “horas hombre” a cargo de mineros y de personal especializado, pero pese a que se hizo un enorme esfuerzo “no pudimos lograr el objetivo”.

Ello, porque cada día incrementaban los riesgos para las cuadrillas de rescatistas, de manera que “dejó de ser humanamente posible” y después de más de un año de trabajos, las 24 horas del día, “nos vimos forzados a suspender labores”.

Comentarios