Buenos Aires.- El Senado de Argentina aprobó ayer por unanimidad prorrogar hasta 2022 la emergencia alimentaria en el país y convertirla en ley, con lo que incrementarán en 50 por ciento los fondos que el gobierno destina a los comedores populares.

La iniciativa fue aprobada con 61 votos del oficialismo y la oposición, luego de tres horas de debates, que fue desarrollado en medio de una fuerte movilización de piqueteros o desempleados frente al Congreso, de acuerdo con el diario local Clarín.

La nueva ley establece que a partir del próximo año y hasta que la emergencia esté vigente, el jefe de gabinete podrá actualizar trimestralmente el presupuesto para políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición, tomando como referencia el aumento de la inflación y la variación de los productos de la canasta básica.

Además de incrementar en 50 por ciento el presupuesto para las políticas de alimentación y nutrición, la “emergencia alimentaria”, vigente desde 2002, buscará “cubrir los requisitos nutricionales de niños hasta los 14 años, embarazadas, discapacitados y ancianos desde los 70 años, en situación de pobreza”.

La semana pasada, la emergencia alimentaria fue aprobada por los diputados con 222 votos a favor, ninguno en contra y una abstención, tras lo cual, el oficialismo convocó al Senado para darle el aval final a la ley.

Comentarios