Aquellos días

Rafael Arriaga Paz es de esos personajes que han transitado en Pachuca, principalmente, y a quien se le identifica por su profesión, notario público, y, asimismo, diversos encargos como servidor y político. Originario de Mineral del Monte, es parte de la historia de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH). Fungió como secretario particular del entonces rector Juventino Pérez Peñafiel y, entre 1966 y 1968, fue el primer director de la Preparatoria dos de Tulancingo. Regresó para fungir como secretario general, aún con Pérez Peñafiel, y luego con Jesús Ángeles Contreras y Carlos Herrera Ordóñez. Más adelante, fue alcalde de Pachuca (1994-1997) y secretario de Gobierno en la administración de Jesús Murillo. Dos ocasiones consecutivas encabezó el Colegio de Notarios de Hidalgo. Hoy se mantiene en su despacho, siempre de buen humor, con fidelidad a uno de sus preceptos de vida: la amistad es un don que debemos alimentar

Comentarios