Aquellos días

La imagen de Francisco Díaz Arriaga es de hace algunos años, pero comparándola con la de hoy poco ha variado. Licenciado en derecho, muy conocido, sobre todo en Pachuca, fungió como catedrático en la UAEH. Fue, asimismo, presidente del Tribunal Superior de Justicia. De fino trato, sus actividades jurídicas las combina con su indeclinable gusto por la lectura, sobre todo de escritores mexicanos. Carlos Fuentes, Octavio Paz y Luis Spota, especialmente, engalanan su biblioteca. Tras terminar su gestión en el TSJ se incorporó en la Ciudad de México a la PGR, presidiendo el centro de evaluación y control de confianza

Comentarios