Aquellos Días

Notario público por vocación, Víctor Kanán Huebe ha sido de siempre, hasta donde alcanza la memoria, hombre inquieto, que ha incursionado en diversas actividades y en todas el éxito lo ha acompañado.

Seguramente su carácter desenvuelto, festivo, con humor, de acuerdo con las circunstancias que enfrente, le ha abierto muchas puertas.

Constructor, hotelero prestigiado, inversionista, se identifica por su movilidad y energía. Solo una aspiración no pudo consolidar: ser alcalde pese a que en dos o tres ocasiones pareció que lo lograba, pero a cambio fue titular de Recursos Humanos en el gobierno estatal, secretario general de la CNOP y primer secretario de Trabajo y Previsión Social. También desempeñó responsabilidades políticas en Tepeji y Tulancingo, y, más, reciente fungió como delegado en Hidalgo del Instituto Nacional de Migración. Un episodio singular fue, hace ya años, su intento por adquirir el Club de Futbol Pachuca, que al ascender a primera división se volvió inalcanzable en lo que pedía el entonces propietario.

Comentarios