Aquellos días

Con experiencia y manifiesta entrega en diversas responsabilidades, Ramón Vicente Diez, exdirigente estatal de la CNOP, enfrentó a la mala fortuna al perder dos intentos de ser diputado local hidalguense. Cirujano dentista de profesión, desde joven se inclinó por la política. Prudente, cuidadoso en las formas, pareció tener muy a su alcance una legislatura local. Aún hoy los analistas no se explican por qué no lo pudo lograr. Tras dos malos resultados, se integró al ayuntamiento pachuqueño, que encabezaba Geraldina García Gordillo, en calidad de secretario de administración. Entonces, al ser entrevistado dijo: “No es premio de consolación” y en alusión a sus malos resultados electorales, con mesura, objetivo, sentenció: “En la democracia se gana o se pierde”. Con cambios en estructuras priistas, sus acciones fueron diluyéndose y por ahora permanece un tanto alejado de acciones partidistas

Comentarios