Aquellos días

Por lo que la presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa llamó acuerdo parlamentario, Porfirio Muñoz Ledo se vio impedido de dirigirse a Rosario Piedra Ibarra, titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en su presentación ante la Cámara. El conocido político, originario de la Ciudad de México y de 86 años, de una gran carrera, había tenido un diferendo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su crítica por el exceso de fuerza con que la Guardia Nacional impidió el paso de miles de migrantes. Habitual colaborador de El Universal, Muñoz Ledo escribió el artículo “Prohibido prohibir” y agradeció la declaración de AMLO en que dijo que respetaba lo que había manifestado, pero a su vez, en su espacio en el diario, señaló, entre otras cosas: “Nuestro Congreso debería también rectificar su desplante de avestruz y averiguar los denigrantes sucesos. La mayoría parlamentaria de Morena ha procedido de manera lamentable al censurar la palabra de un miembro fundador y negarse a reconocer los testimonios materiales de los hechos”. Después salió al paso de versiones al declarar a un medio (Milenio) que “…continuará ‘contentísimo’, en tanto el movimiento se conduzca correctamente”.

Comentarios