Tras el atentado el viernes 26 de junio pasado contra Omar García Harfuch, secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, surgieron voces de funcionarios que dijeron ser víctimas de amenazas por el cártel Jalisco nueva generación (CJNG). Una fue María del Rosario Piedra Ibarra, quien el 12 de noviembre de 2019 asumió la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en el marco de algunas inconformidades. Dijo que ha recibido advertencias, por diferentes medios, derivadas de la investigación del asesinato del joven Giovanni López. Pidió el apoyo del gobierno federal para su protección. El otro fue Enrique Alfaro Ramírez, polémico gobernador de Jalisco, cargo que asumió el 6 de diciembre de 2018 y quien ha llegado a enfrentar discrepancias con el presidente Andrés Manuel López Obrador. El mandatario estatal denunció que el CJNG también lo ha intimidado y que demandaba apoyos de organismos de seguridad en una coordinación de esfuerzos con instancias policiacas de su estado natal. Se sabe que hay un grupo de la Guardia Nacional quien le presta una vigilancia especial a AMLO, conciliador, manifestó que en los dos casos se investigaría a fondo para evitar nuevos derramamientos de sangre.

Comentarios