Archivo Gabriel García Márquez en la red

525
Márquez

Ciudad de México.-

Anotaciones personales de El coronel no tiene quien le escriba, Cien años de soledad y El general en su laberinto, fotografías, cartas, documentos inéditos y hasta el audio del discurso de Gabriel García Márquez para recibir el Premio Nobel de Literatura en 1982, son parte de la colección que la Universidad de Texas puso en Internet a disposición de todos.

La colección consta de 27 mil 500 documentos, los cuales el Harry Ransom Center (centro de documentación literaria de la universidad texana) adquirió en 2014, a pocos meses de la muerte del escritor y periodista, a cambio de 2 mil 200 millones de dólares.

En el sito del Harry Ransom Center se publicó la mitad de la colección, la cual tiene la opción de consultarse en inglés o en español; puede apreciarse la trayectoria del escritor, 217 fotos personales, en algunas de ellas solo y en otras donde posa junto a personalidades como Bill Clinton, Carlos Fuentes, Carlos Payán, fundador del diario La Jornada, varias con Carlos Salinas de Gortari, una decena con Fidel Castro, Juan Rulfo, Luis Buñuel, el subcomandante Marcos, entre otros. Aunque es raro no encontrar alguna junto con el que durante una etapa de su vida compartió una gran amistad, Mario Vargas Llosa.

En cuanto a manuscritos se encuentran las anotaciones personales de 10 libros, entre ellos el texto mecanografiado a tinta de carbón con correcciones, prueba de imprenta y copias de Cien años de soledad, fotocopias de Crónica de una muerte anunciada, fotocopias del texto mecanografiado con ligeras correcciones de Del amor y otros demonios, El amor en tiempos de cólera, así como un texto inédito de 32 páginas destinado al segundo volumen de sus memorias, que nunca se publicó.

En la recopilación, también pueden encontrarse cartas hechas a máquina como la que dirigió a Bill Clinton, datada en 1997, al comandante colombiano Bochica y una declaración sobre Shakira, escrita con su puño y letra.

Al centro de investigación le tomó 18 meses digitalizar los documentos, con el apoyo financiero del consejo de recursos bibliotecarios y de información. Aunque de antemano se espera que el sitio rompa récord en tráfico, la Universidad de Texas no tiene previsto lanzar al público la segunda mitad de su colección, además de otros artículos personales del escritor que prefiere que sigan bajo su propiedad y discreción.

Comentarios