Sororidad feminista, 20 años de la revista Fem

Aunque la historia material de la primera revista feminista en México terminó en 2005, evocar su camino es apenas necesario cuando la lucha por la emancipación de las mujeres mantiene la misma insistencia de las fundadoras

Sin el lazo sanguíneo, Elvira y Josefina Hernández no solo comparten el apellido, también el trabajo académico y la experiencia de ser dos de las Cuatro fantásticas que asistieron la última etapa de Fem, que en México reunió la encomienda feminista con la pasión periodística.
Hoy, a pocas millas del ocaso en un proyecto que catequizó a un segmento reducido, la vigencia del pedido por la equidad es lamentable, así lo establecen las coordinadoras del material editado por la asociación civil Documentación y Estudios de mujeres.
Elvira y Josefina, investigadoras en el área académica de ciencias de la comunicación de la UAEH, invocaron la nostalgia del lenguaje Fem, que si bien terminó con el serial de reportajes, crónicas, ensayos y diarios, propuso que las escritoras, reporteras, fotógrafas y una que otra aficionada al deporte recobrara la historia editorial, no para coger los pañuelos por una era dorada, más bien en el no tan grato golpe del entendimiento: la causa sigue sin cambios significativos.
Así, el libro conmemorativo que adhiere testimonios, artículos y miradas externas a la visión de Fem trasciende de una superficial intención celebrativa y aduladora; se convierte en registro de los claroscuros: entusiasmos y frustraciones; aciertos y tropiezos, edad de oro y agonía marcadas por la dulzura de Bertha Hiriart, primera directora de la revista, y la apropiación de Esperanza Brito, que dijo adiós a la administración colectiva hasta el último número.
Fem vuelve en el ejercicio de ojear un álbum de recuerdos, con fotos amarillentas de sus protagonistas Isabel Barranco, Mercedes Charles, Rotmi Enciso, María Esther Espinosa, Ana María Fernández, Elina Hernández, Elsa Lever, Guadalupe López, Lucía Rivadeneyra, Karina Vergara y Layla Sánchez, reunidas en la mesa de Elvira y Josefina, con los comentarios de Sandra Flores y Francisca Robles.
“Nuestras compañeras y amigas permiten que descubramos la manera en que cada una amó a la revista, confió en su intuición feminista y desarrolló su pasión periodística (…), resulta justo y necesario hacer un muestrario de lo que escribimos. El libro atisba nuestros temas y preocupaciones, estilos y convicción de ser mujeres de palabra y de palabras, muchas palabras impresas.
“…en coro sororal y convicción feminista, titulamos este libro: Fem, siempre entre nosotras.”

La revista…

…Fem fue recuperada en libros de la historia del feminismo en México. En la década de 1980, Periodismo feminista avivó los textos más representativos de la primera década de esta publicación, 1976-1986.
Universidades del país y el extranjero reconstruyeron su historia a partir de análisis de contenido y valoración de sus aportaciones a la ideología feminista.