Gran nevada en Pachuca en 1906

historia-pag15El Observatorio Meteorológico y Astronómico del Instituto Científico y Literario del Estado de Hidalgo, localizado en el centro histórico de Pachuca a principios del siglo pasado, daba cuenta de los acontecimientos meteorológicos, según narró el realmontense Teodomiro Manzano en su libro Anales del Estado de Hidalgo.
Importantes datos, ahora históricos, nos llevan a recrear cómo vivieron los habitantes una nevada registrada por el Observatorio Meteorológico.
Existen reportes que el jueves 5 de febrero de 1885 ocurrió una fuerte nevada en la capital hidalguense y los lugares cercanos; pero más datos refieren un acontecimiento meteorológico que gozaron, aunque también sufrieron, aquellos hidalguenses y que ocurrió hace ya 109 años un miércoles 24 de enero de 1906.
Esta efeméride, conservada en el histórico de la Universidad Autónoma de Estado de Hidalgo y levantada por el observatorio, ahora la recreamos con la información que dejara el profesor Manzano:
El termómetro registró en aquella fecha una temperatura a la sombra de cinco grados sobre cero al medio día y dos bajo cero a la intemperie; la acuciosidad de los meteorólogos de la época captó que por la noche el termómetro llegó a establecer 15 grados bajo cero.
Seguro fue intenso el frío y nutrida la lluvia que azotó; en consecuencia eso provocó una gran nevada en Pachuca, que alcanzó Mineral del Monte, Tulancingo, Ixmiquilpan, Tula, Chilcuautla y Mineral del Chico, entre otros.
Sin duda, esta información recabada por un profesor institutense y cuyos libros fueron reeditados por la UAEH, es prueba fehaciente del trabajo científico que distinguió a aquellos profesores que empeñaron su conocimiento y lo compartieron con la sociedad.
El Observatorio Meteorológico se localiza en el edificio central de la UAEH, denominado hoy centro cultural universitario La Garza, localizado en la calle Mariano Abasolo de esta ciudad.
Después de ascender 189 escalones, sin descontar la apreciación de la simetría de una escalera de caracol en la que se combinan canteras, madera y herrería, se llega al observatorio.
Su construcción permitió desde aproximadamente el año 1900 observar la panorámica más bella de la capital de Hidalgo. Su estructura ocupa el lugar que fuera la torre del campanario de la capilla de nuestra señora de Guadalupe en el siglo XVIII.
La construcción es con base en tabique rojo cocido y aplanados, viguería de madera y petatillo. Los datos meteorológicos que ahora describimos se suman a los obtenidos a partir de 1887, cuando se instaló en la azotea del edificio del ICL un observatorio que formó parte de la Red Meteorológica de la República.
Este recuerdo seguramente nos llevará a traer a la memoria otras nevadas ocurridas en la comarca pachuqueña. Bien vale la pena platicarlo con amigos y familiares para recrear aquellos sucesos.

* Director de enlace de la rectoría de la universidad, basado en el libro Recuento de sucesos. Tres siglos de vida institucional a través de sus efemérides