Tepeapulco, patrimonio de la humanidad

Tras la declaratoria de la UNESCO que inscribió al Acueducto del Padre Tembleque a su lista de patrimonio mundial, el municipio de Tepeapulco, en el estado de Hidalgo, ha desarrollado diversas estrategias para que este lugar también sea reconocido por su riqueza histórica y cultural. En este contexto fue conformado un grupo de vigías del patrimonio cultural, el cual labora para difundir y preservar los monumentos de la región.

En julio, tras celebrarse la 39 sesión del comité del patrimonio mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), por sus siglas en inglés) fue aprobada la postulación del Acueducto del Padre Tembleque, sistema hidráulico; con ello la magna obra de ingeniería hidráulica del siglo XVI, erigida de 1554 a 1571 por 40 comunidades indígenas, se convirtió en el trigésimo tercer sitio mexicano declarado.
Con dicho acontecimiento nuestro país conserva el primer sitio de bienes inscritos en el continente con 27 culturales, cinco naturales y uno mixto.
Sin embargo, el nombramiento también significó para los municipios aledaños una oportunidad de crecimiento turístico y captación de recursos para rehabilitación de espacios; ejemplo de ello es Tepeapulco, demarcación que ha formulado diversos proyectos y planes de acción para que sea reconocida la riqueza histórica y cultural que posee y que es desconocida para la mayoría de la población.

Antecedentes 

En este contexto Miguel Ángel Monroy, cronista de Tepeapulco, destacó la importancia del lugar, que considera igualmente patrimonio de la humanidad debido a que cuenta con vestigios desde hace 10 mil años, “tenemos tres lugares de pinturas rupestres, dos ubicados en la zona arqueológica de Xihuingo y uno a la altura de la laguna de Tecocomulco, en el refugio rocoso de San Miguel Allende, esto data de 9 mil 500 a 10 mil años de antigüedad”.
De igual forma indicó que otra etapa importante en la zona fue la de las culturas prehispánicas, “la teotihuacana se estableció en el 150 antes de Cristo, los toltecas en el 900 después de Cristo, que solamente fue una influencia, los chichimecas en el 1120, de los cuales incluso tenemos un glifo que nos heredaron, y por último estuvo la gran cultura mexica, que más o menos en 1325 cuando es inaugurado el templo doble en la gran Tenochtitlán, en este espacio tenían varios santuarios sobre los que fueron construidos la iglesia y convento de San Francisco de Asís, reconocido como el primer convento del estado de Hidalgo”.
Tras la conquista, según explicó Miguel, Tepeapulco también tuvo un papel importante pues Fray Bernardino de Sahagún llegó al sitio del año 1558 a 1560 o 61, “él daba clases de gramática, latín y teología en Tlatelolco y llegó a Tepeapulco con su equipo, entre ellos algunos tlacuilos y pintores de códices; por la escasez de papel decidieron plasmar la historia de manera pictográfica, hicieron los dibujos y agregaron texto en náhuatl y español, por este hecho se le conoce a Tepeapulco como la cuna de la antropología en el Nuevo Mundo, porque con un método preestablecido vinieron a tomar parte de la historia”.
No obstante, advirtió, esta última frase la acuñó Miguel León Portilla, uno de los más grandes estudiosos de la obra de Fray Bernardino.
Por otra parte expuso que los primeros memoriales escritos en el lugar se integraron a la historia general de las cosas de la Nueva España.
Asimismo, otra de las maravillas arquitectónicas del sitio son los lavaderos que conservan una placa en agradecimiento al rey Carlos V de España y al tlatoani Diego de Mendoza; esta obra fue establecida de 1541 a 1545, periodo en el que también fue construido un acueducto de 27 kilómetros de longitud que dio antecedente para la edificación del acueducto del Padre Tembleque; “seguramente se visitaron tanto Fray Francisco de Tembleque, como Fray Bernardino de Sahagún, cada quien con sus grandes obras, Tembleque pudo ver cómo estaba hecho el acueducto, con que se cimbró, cómo bordeó los cerros y libró las barrancas; 13 años antes se levantó el de Tepeapulco, ya que el de Tembleque empezó trabajos en 1553 o 54 y concluyó más o menos en 1571”.
Respecto a la participación de la demarcación en la integración del expediente para la declaratoria de patrimonio de la humanidad ante la UNESCO, Miguel Monroy manifestó que sabe de varias personas que intervinieron, “colaboró el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y cinco municipios Axapusco, Nopaltepec, Zempoala, Otumba y Tepeapulco, entre otras instancias. En este caso la localidad desde el inicio estuvo pendiente de la situación, apoyó sobre todo para reconocer la obra de nuestros antepasados”.
Explicó que con el nombramiento son abarcadas 41 mil hectáreas dentro de las cuales está Tepeapulco, por lo que consideró no necesario buscar una declaratoria aparte, “con la que ya tenemos posteriormente se verá la restauración de los monumentos, de alguna forma en el expediente que se hizo en conjunto están todos los monumentos e historia de Tepeapulco”.
Mencionó que ahora falta esperar a que empiece a observarse el trabajo, “que concienticemos a la población de la importancia que tiene cuidar y preservar los aspectos históricos del lugar; porque estamos dentro de este patrimonio de la humanidad, pocas personas lo conocen, pero pertenecemos al área de influencia o amortiguamiento.
“En la región sumamos esfuerzos, es una gran oportunidad para el Altiplano recibir a turistas que vengan a conocer la gran obra de Fray Francisco de Tembleque, pero que también visiten otros lugares como Tepeapulco, el convento, su iglesia, la zona arqueológica y toda la serie de haciendas que está a nuestro alrededor y que forman parte del patrimonio histórico y arquitectónico del siglo XVI hasta el XIX.”

Vigías del patrimonio cultural 

Claudia Islas Méndez, regidora integrante de la comisión de cultura en el cabildo municipal de Tepeapulco, detalló que el recién instaurado programa de Vigías del patrimonio cultural surgió a raíz de un diplomado que les fue llevado por Conaculta a través de la Secretaría de Turismo de Hidalgo, “nos lo ofrecieron y decidimos tomarlo, se convocó a 50 personas, de ellas 35 fueron seleccionadas para tomar el diplomado de las cuales 31 recibieron su documentación oficial”.
Islas Méndez abundó que la cátedra estuvo conformada por cuatro módulos de tres sesiones diarias, “fueron 150 horas de trabajo donde nos enseñaron a conocer el patrimonio que tenemos en el municipio.
“Tepeapulco tiene mucha riqueza cultural, está el primer exconvento franciscano, el primer surtidor y caja de agua, el acueducto antecesor del Padre Tembleque, la casa de Cortés, un antiguo hospital, el cabildo español, la laguna de Tecocomulco, petrograbados, una zona arqueológica, pinturas rupestres y comida prehispánica que disfrutamos hoy en día.”
Puntualizó que ahora su labor como vigías es darle a conocer a las y los habitantes el vasto patrimonio cultural que tienen para que ellos lo conozcan, reconozcan y comiencen a apropiarse de él; así ayudarán a difundirlo y cuidarlo.
“Ya no será compromiso solo de los vigías, que como es la palabra, son vigilantes; si no también de todo el municipio, tenemos que cuidar esta riqueza porque se la heredaremos a nuestros hijos, así como nos la heredaron a nosotros.”
En cuanto a las estrategias que aplican, Claudia apuntó que cuentan con un programa llamado Fray papilla con el que arrancarán a trabajar en preescolares y primarias, también poseen otro que es de senderismo en la zona arqueológica donde invitan a jóvenes y adultos, y el recorrido nocturno en el que dan a conocer la historia del centro histórico.
“En el último paseo vinieron vigías de Axapusco, Nopaltepec y Otumba, nosotros nos apoyamos también con personas de Acaxochitlán y Huasca, donde nos invitan ahí estamos.
“La declaratoria nos ayudará a que los pobladores conozcan el municipio porque casi ni aparece en el mapa; queremos que venga turismo, pero que la ciudadanía nos ayude a preservar.”

Próximamente  Museo del Maguey y el Pulque
El proyecto del Museo del Maguey y el Pulque, previsto para instalarse en la antigua casa de Cortés en el centro histórico de Tepeapulco, notificó Miguel Monroy, ya está en planes, “únicamente falta un poco de tiempo para que sea visible el trabajo conjunto de autoridades y población”.
Dijo que espera que antes de finalizar la administración gubernamental sea concretado, pues ya trabajan en el espacio, un lugar muy deteriorado que será necesario acondicionar. Sobre la inversión para el recinto adelantó que son aproximadamente 4 millones de pesos.
“El Museo del Maguey y el Pulque incluirá tanto museología como museografía que explique la relevancia del maguey, que nos hable de los 752 diferentes productos derivados y ahonde acerca de la identidad del Altiplano, gastronomía e importancia del maguey para retener la tierra; es un tema muy amplio y que abarca investigación que hizo Fray Bernardino de Sahagún.”

Estrategias turísticas

Los planes son diversos y las proyecciones que incluyen a Tepeapulco como atractivo turístico, grandes, por ello iniciativas como la de Vigías del patrimonio cultural y el Museo del Maguey y el Pulque son alentadas, hasta el momento, con el fin de aprovechar el nombramiento de patrimonio de la humanidad que obtuvo el Acueducto del Padre Tembleque, estrategia que puede traer beneficios para las demarcaciones involucradas.
Asimismo, en estas situaciones se denota la preocupación para no solo abrir caminos, sino conservar los monumentos para que propios y extraños estén orgullosos de los rasgos que determinaron identidad nacional.

HID09-15092014 HID09-150920142 HID09-150920143