Sobre la vida y obra de Abundio Martínez

HID15-24012016

En la señorial ciudad de Huichapan (que pertenecía al Estado de México) nació Abundio Martínez Dorantes el 8 de febrero de 1865. Fue hijo del músico José María del Pilar Martínez y de doña Catarina Dorantes de Martínez. El padre dirigía la banda musical del pueblo y también desarrollaba el oficio de carpintero con el fin de completar los magros ingresos necesarios para mantener a su familia. Las primeras lecciones de música las aprendió Abundio de su padre y se detonó así una vocación que expresó a lo largo de su corta vida y a pesar de las penurias que marcaron su existencia. En realidad todos los hijos del matrimonio aprendieron música y a eso se dedicaron.
La familia Martínez vivió siempre con limitaciones económicas, las que se agravaron cuando a don José María lo cesaron como director de la banda musical para dar el nombramiento al familiar de un funcionario local. Emigraron entonces a Polotitlán y al poco tiempo decidieron irse a la capital del país a buscar mejor fortuna.
La suerte no mejoró para la familia ni, desde luego, para Abundio, aunque su entusiasmo nunca disminuyó su afán por vivir para la música. Las vicisitudes siempre limitaron la vida familiar y la pobreza marcó la vida de Abundio, hasta que la muerte lo alcanzó el 26 de abril de 1914.
La obra de Abundio Martínez refleja la tendencia de la época por los géneros en boga, tan orientados al gusto por lo europeo que se impuso en los tiempos de Porfirio Díaz. Sus composiciones fueron de temas y géneros diferentes. En su repertorio se registran valses, schottischs, polkas, marchas, pasodobles, canciones, danzas para canto y piano, danzas para baile, danzones, himnos y cake walks.
Con el fin de difundir la obra del músico huichapense Abundio Martínez, la Universidad Autónoma del Estado e Hidalgo publicó las obras Apuntes sobre la biografía de Abundio Martínez, de Fernando Rubio Lugo, y Arpa de oro. Catálogo de composiciones de Abundio Martínez, de Enrique Rivas P.
El primer libro se ocupa de la vida del compositor, considerado hidalguense, aunque su nacimiento ocurrió cuatro años antes de que se creara el estado. Cuenta la difícil vida de la familia y del compositor, y narra cómo en medio de ese ambiente Abundio no cedió a la mala fortuna y cultivó siempre el gusto por la composición. Un relato por demás dramático y escrito con profunda admiración y como un leal homenaje al músico originario de Huichapan.
El segundo libro presenta un catálogo de las obras compuestas por Abundio Martínez y da referencias que las acompañaron o las caracterizan, tales como los géneros a los que pertenecen, las dedicatorias, que casas las editaron y en dónde pueden consultarse, entre otros datos.
El prolijo trabajo de Abundio Martínez aún espera muchas horas de investigación en el Archivo General de la Nación, donde, según comentan estudiosos, se resguardan sus obras como patrimonio de la nación.
Los libros comentados pueden consultarse en las bibliotecas de la UAEH, en Carácter Librería del Pabellón Universitario de la Ciudad del Conocimiento UAEH y en la dirección de ediciones y publicaciones.

Los restos mortales del compositor huichapense fueron depositados simbólicamente en enero de 2016 en la Rotonda de Hidalguenses Ilustres en la capital de Hidalgo, pues no pudieron localizarse en el panteón de Dolores de la Ciudad de México, donde fue sepultado; con lo que se reivindica así la figura de este notable músico.