La Universidad y sus libros

HID15-22052016

El bachillerato en la UAEH se remite al nacimiento del Instituto Literario y Escuela de Artes y Oficios (ILEAO), cuando en febrero de 1869 el gobernador provisional del naciente estado de Hidalgo, el abogado y coronel Juan C Doria, emitió un acuerdo para que fuera creada una institución educativa que impartiera estudios de secundaria y profesionales. De acuerdo con los planes educativos de esos tiempos, el bachillerato comprendía cinco años, de los que luego se separaron los tres primeros, que pasaron a formar, ya en el siglo XX, el nivel de educación media básica: la secundaria.
Los libros La fundación de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (1985, 2011) de Rubén Licona Rivemar, y los colectivos Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Cincuenta aniversario (2011), Recuento de Sucesos. Tres siglos de vida institucional a través de sus efemérides (2013) y Las voces de los muros (2014) dan cuenta de diversas circunstancias que fueron conformando los estudios de bachillerato en nuestra casa de estudios. Entre aquellos acontecimientos hoy destaca el medio siglo del edificio que actualmente aloja a la Preparatoria uno y el mismo número de años de vida de la Prepa dos, en Tulancingo.
En aquel edificio colonial del centro histórico de Pachuca, en el 600 de la calle Mariano Abasolo, funcionó el Instituto Literario y Escuela de Artes y Oficios desde mayo de 1875; previamente se había alojado con carácter temporal en una casa rentada en lo que hoy conocemos como el jardín de los Niños Héroes. Luego, en 1890, la institución educativa se transformó en Instituto Científico y Literario del Estado de Hidalgo, nombre que conservó hasta 1948, cuando fue reconocido como el ICLA, Instituto Científico y Literario Autónomo, por esta categoría que le fue concedida por el gobierno local.
El 3 de marzo de 1961, en solemne ceremonia, fueron inaugurados los trabajos de la recién creada Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Esta nueva institución continuó impartiendo estudios de bachillerato y mantuvo, todavía por dos años, los de secundaria, nivel que se separó en 1963, al crearse la Escuela Secundaria Oficial de Pachuca.
Adalberto Chávez Bustos, que en la década de 1960 fue alumno del ICLA y después de la universidad, evoca la visita del candidato del PRI a la presidencia de la República Gustavo Díaz Ordaz, quien en los primeros meses de 1964 visitó el edificio central. En esa ocasión, alumnos y profesores, encabezados por el rector Juventino Pérez Peñafiel, se dirigieron al candidato para solicitarle nuevas instalaciones que permitieran ofrecer un mejor espacio educativo a la comunidad universitaria hidalguense.
Adalberto recuerda que el 24 de enero de 1966, el rector Juventino Pérez Peñafiel convocó a los alumnos de la universidad para decir adiós a la preparatoria que, al filo de las 10 de la mañana, emigró a su moderna sede. En las escalinatas del viejo instituto se escucharon emotivos discursos del rector, del médico José Pilar Licona Olvera, decano de los profesores y del líder de la sociedad de alumnos de la preparatoria, Fernando Martín del Campo. Presidió el acto el gobernador del estado, el licenciado Carlos Ramírez Guerrero, quien fue alumno, profesor y funcionario de la institución.
Los estudiantes se hicieron acompañar de Chancha, nombre que dieron a una escultura de Chicomecóatl, la diosa de los nutrimentos entre los aztecas, que fue encontrada en la década de 1920 en los muros del ancestral edificio. Esa pieza en piedra basáltica fue adoptada por la grey estudiantil como símbolo del espíritu juvenil que los acompañaba en sus fiestas anuales.
Luego de la despedida, el contingente marchó hasta la nueva sede de la escuela, en la prolongación de la avenida Juárez, entonces a las orillas de la ciudad, y ahí iniciaron los cursos anuales de ese año, que corrían de febrero a noviembre. Las instalaciones fueron inauguradas el 18 de mayo de 1966, en ocasión de la visita que hizo a Pachuca el presidente de la República Gustavo Díaz Ordaz.
En documentos que abordan la historia de la UAEH, se cuenta que el licenciado Rafael Arriaga Paz, entonces director de la preparatoria de Tulancingo, comentó que por la mañana del 18 de mayo de 1966 el Honorable Consejo Universitario sesionó y acordó designar al plantel de bachillerato en la capital hidalguense como la Preparatoria uno, y a la recién creada en la ciudad de Tulancingo como la Preparatoria dos. Estos sucesos quedaron registrados en los libros mencionados al principio del artículo, que pueden ser consultados en las bibliotecas de la UAEH, en Carácter Librería del Pabellón Universitario de la Ciudad del Conocimiento UAEH y en la dirección de ediciones y publicaciones. Las obras forman parte del patrimonio cultural que produce la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y que comparte con la sociedad.

La UAEH ha formado bachilleres en tierras hidalguenses desde 1869. Es la institución de educación superior más antigua en la entidad