La trayectoria de Armando Molina continuó en 2011 cuando sacó su disco Kundalinic con temas de su autoría. El 29 septiembre de 2012, motivado por estar cerca de su familia, realizó una presentación con su banda con la intención de despedirse de su público de la Ciudad de México, en el Wings de Calzada de Tlalpan (actualmente cerrado), ya que emigraría y radicaría a partir de octubre del mismo en Hermosillo, Sonora, donde además de estar más con su familia, alternaría varios proyectos relativos a su carrera profesional, sin abandonar su más grande pasión, la música.

En primer plano, ya ubicado en la capital sonorense, se actualizó de las corrientes musicales predominantes en la región, con la intención de componer y realizar un CD, que grabó con el estilo que él etiquetó como “rockteño”, el que es una mezcla de rock con la música norteña utilizando instrumentos clásicos de esta, como el acordeón, la tuba y la tambora, teniendo una gran decepción, ya que la mayoría del público sonorense resultó ser muy apático a esa corriente musical.

Posteriormente, puso una tienda de ropa denominada La Moda Loka, en la cual fue víctima de robo, viéndose forzado a cerrar. En 2013 instaló una cafetería llamada La Terapia, la cual sirvió como foro y fuente de trabajo para los grupos de rock locales, pero cerró derivado de la poca respuesta de la audiencia local. En ese periodo se presentó y tocó alternando a Los Rockteños y La Máquina del Sonido, con los que participó en las fiestas del Pitic.

Para 2014, le efectuaron dos operaciones de próstata, las cuales libro con éxito. En 2015 escribió durante un año para el diario El Sol de Hermosillo, a la par tenía un programa en la radiodifusora Radio Sonora, el cual llevó por nombre Laberinto. En 2016 compuso e interpretó el himno para el equipo representativo de futbol de Sonora Los Cimarrones. En 2018 compuso un himno llamado “Morena”, mismo que propuso para la campaña presidencial de Manuel Andrés López Obrador. Ese año se le realizó una operación de cáncer de vejiga. No obstante, con las seberas secuelas de su padecimiento se dio a la tarea de tocar el piano en un restaurant de nombre Esteaks el Herradero, donde por su versatilidad para ejecutar el piano ha hecho el deleite de los comensales que acuden a este.

Posteriormente, se le presentó un padecimiento de vías urinarias que, en su medida, está superando. Actualmente enfrenta una trombosis en la pierna derecha.

Sea este un reconocimiento a quien en lo personal llamo el Hombre Avándaro, por su tan brillante trayectoria y aportación, que influyó en muchos de nosotros con su labor dentro del rock nacional.

Hasta la próxima. Recuerden, es solo rock and roll, pero nos gusta.

Comentarios