Beisbol

En el inicio de la temporada 2019, Sultanes se impuso 7-1 a Leones

Monterrey.- En el duelo de campeones de 2018 que marcó el inicio de la temporada 2019 de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), Sultanes se impuso 7-1 a Leones en un partido donde los refuerzos Shoh Aranami y Yamaico Navarro dieron muestra de porqué llegaron a Monterrey.

La novena regia se fue al frente en el segundo inning con un sencillo de Agustín Murillo, remolcando a Félix Pérez; Leones igualó en la quinta con un hit de dos almohadillas de Leonardo Heras, quien timbró carrera con sencillo de Jonathan Jones frente al abridor José de Paula.

Ambos abridores hicieron un gran trabajo, pero salieron sin decisión; los relevistas se habían lucido, pero la octava fue fatídica para los que entraron al montículo, sin embargo, solo Sultanes aprovechó el momento gracias a un espectacular doble play de Aranami cuando parecía la debacle regia.

Nick Struck entró al relevo en el octavo rollo. Sacó el primer out, pero se metió en problemas, regaló dos bases y golpeó a otro para llenar la casa de Leones. Pese a ello, se le dio la confianza de seguir lanzando ante Luis Juárez, quien elevó al central, donde Aranami capturó y de inmediato tiró a home, pues Alan López salió en pisa y corre, pero fue puesto fuera para la doble matanza.

Así Aranami se sacó la espina tras ir de 3-0 en el bateo, dos de esas ocasiones con ponche; mientras que en el cierre del inning, con dos en base, se sacrificó para avanzar a los corredores.

Con rivales en segunda y tercera, la instrucción para el pitcher Andrés Ávila fue la base intencional para Ramiro Peña, con el fin de buscar el doble play salvador; sin embargo, el relevista Manuel Chávez entró solo a regalar la base a Víctor Mendoza para que se anotara la de la diferencia. Maikel Cleto subió al montículo con la casa llena y siguieron los errores en el pitcheo; un wild pitch llevó a la registradora la tercera.

Después, el refuerzo Navarro, tras ir 3-0 en el bateo, se apuntó un doblete producto de las anotaciones cuatro y cinco; pese a ello, no hubo cambio de lanzador y el descontrol lo aprovechó Agustín Murillo para volarse la barda y poner números finales, 7-1 en la pizarra.

Wirfin Obispo se encargó del noveno capítulo y con tres ponches cerró con broche de oro el primer encuentro ante Yucatán; Struck pese a su descontrol se llevó el triunfo, Ávila cargó con el descalabro.

Comentarios