Arranca séptimo Encuentro de Ilustradores

359
Encuentro de Ilustradores

Pachuca.- En el marco de la 33 Feria Universitaria del Libro (FUL), organizada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) de manera virtual, inició el séptimo Encuentro de Ilustradores (IlustraFUL), donde distintos profesionales compartirán su trabajo encaminado al diseño gráfico y editorial, al tiempo que ofrecerán consejos y experiencias.

El reconocido exponente mexicano Alejandro Magallanes marcó la pauta del arranque con la charla “Me gusta mucho diseñar libros porque me gusta mucho leerlos”.

Él ha participado en la elaboración de carteles, libros, gráfica para museografías, ilustraciones y animaciones; su trabajo ha sido publicado en compendios especializados y expuesto en distintos sitios del mundo como Polonia, Japón, Hungría, Argentina, China y Holanda, entre otros.

Señaló que las letras utilizadas para comunicar un mensaje son muy importantes, además de que hablan mucho del autor. “A pesar de ser la misma letra, opinó que suenan diferente, todo está en quien la escribe; tan importante es que pueden elaborarse perles psicológicos a partir de nuestra escritura”.

También, destacó el impacto de las imágenes en la memoria humana, puesto que se transforman en elementos asociativos que perduran durante varias generaciones. Al referirse al trabajo de los diseñadores gráficos, lo definió como “meter las narices en la mirada de los demás mientras cargamos una memoria colectiva”.

Durante la jornada, Magallanes compartió algunas muestras de su trabajo y sus distintas experiencias que lo llevaron a generar los diseños finales. Además, mencionó que es importante considerar la historia detrás de quien solicita el material, la cultura alrededor del lugar, la interpretación y perspectiva personal del profesional que hace suyo el mensaje y posteriormente lo transmite con imágenes.

“Yo pienso que los libros son algo tan importante que deben crearse como imágenes, esto después se convierte en la portada de un libro”, externó. Posteriormente, detalló parte del proceso de creación del esbozo, donde se echa mano de algunas frases o pasajes de los libros para resaltar los detalles más atractivos, aun cuando no envuelvan referencias trascendentes de la historia o incluyan de manera visual a actores secundarios, lo que lo convierte en un regalo al lector.

Igualmente, enfatizó la importancia de la tipografía en la labor de diseño y el material donde se imprime para transmitir un mensaje final, donde cada elemento se conjunta.

“En el diseño, nuestras principales herramientas son las imágenes y las palabras”, añadió. Finalmente, mostró a la audiencia algunos de los productos editoriales que ha hecho con una mezcla precisa de dibujos y letras que en conjunto transmiten un recado con mucho atractivo visual.

Entre lo que mostró estuvo Yo veo, Conversaciones y discusiones y Dos círculos centrados. Posteriormente, fue impartido el taller Con poco hacemos mucho, a cargo de Licha Matita, egresada de artes plásticas de la Universidad Veracruzana (UV), cuya trayectoria incluye carteles para festivales internacionales de cultura, cine, música y artes.

Ha creado logotipos artísticos, e ilustrado depósitos de colillas de cigarro en España y Canadá, además de colaborar con dibujos para una casa de animación y gráficos llamada Filmomentum.

Durante el laboratorio fue realizada una serie de ejercicios con bolígrafos, lápiz, pincel, tinta china, goma, agua, cartón y hojas blancas como materia prima. “Es importante reflexionar y tomar en cuenta lo que somos emocionalmente y lo que estamos experimentando para que todo nuestro trabajo nos ayude a sentirnos mejor, eso es lo que plasmamos”, manifestó.

La primera actividad consistió en la creación de un autorretrato enfocado en la mirada y los detalles del rostro, el cual sirvió para comenzar el movimiento de la mano, sentir el lápiz y experimentar comodidad con el papel. Como segunda diligencia, fue presentado el reto de realizar un dibujo con los ojos cerrados, para así generar una conexión entre lo que se hace con las manos, lo que se siente y piensa.

En ese punto, Matita comentó: “Me interesa mucho el proceso. La conexión entre el pensamiento y lo que se está creando. Al arrojar líneas sobre el papel se desbloquea el temor a dibujar”.

Posteriormente, la dinámica más elaborada consistió en realizar una ilustración. Matita puntualizó lo esencial que es explorar nuevas técnicas de manera constante para aquellos que se dedican a ilustrar y resaltó la importancia de explotar la creatividad al máximo para evitar caer en el plagio, dado que de manera individual todo ser humano posee una visión única de las cosas.

Finalmente, agradeció a la máxima casa de estudios de la entidad la oportunidad de compartir su conocimiento y trabajo a través del séptimo Encuentro de Ilustradores de la fiesta de las letras.

Comentarios