París

El centrista Emmanuel Macron es el nuevo presidente de Francia tras obtener una ventaja de más de 30 puntos sobre su rival, la ultraderechista Marine Le Pen, en la ronda final de las elecciones.
Según proyecciones de Ipsos a Libre Belgique, Macron se hizo con el apoyo de 65 por ciento de los votos, frente a 35 por ciento conseguido por Marine Le Pen. Con 39 años, Macron se convertiría en el presidente más joven de Francia. Su victoria es un respiro para la Unión Europea.
Marine Le Pen felicitó a Macron tras conocerse las proyecciones, reconociendo su derrota. Le Pen indicó que, de cualquier forma, el resultado de su formación había sido “histórico”. El presidente saliente de Francia François Hollande felicitó ayer a su futuro sucesor y estimó que su amplia victoria en las elecciones refleja el compromiso de los franceses con los valores republicanos y europeos.
“Su amplia victoria confirma que una gran mayoría de nuestros conciudadanos han querido unirse en torno a los valores de la República y marcar su compromiso tanto con la Unión Europea como con la apertura de Francia hacia el mundo”, indicó en un comunicado.
El portavoz de la Cancillería alemana Steffen Seibert también felicitó a Macron, cuyo triunfo es, dijo, una victoria para una Europa fuerte y unida y para la amistad germano-francesa. Seibert colgó ese mensaje, en alemán y en francés, en su cuenta oficial en la red social Twitter.
La enfática victoria del centrista, que también golpeó al dominio de los principales partidos políticos franceses, significará un enorme alivio a aliados europeos que temían otro triunfo populista tras el referendo del año pasado en que Reino Unido optó por abandonar la Unión Europea y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.
El exbanquero de inversiones, quien fue ministro de Economía por dos años, pero que nunca antes había tenido un cargo de elección popular, se convertirá en el líder más joven de Francia desde Napoleón, con su promesa de superar divisiones pasadas de moda de izquierda y derecha.
Todos los sondeos realizados ayer publicados durante la jornada pronosticaron la victoria de Macron, líder del movimiento político En Marche! (En marcha!) y con una visión pro negocios de integración europea.
Según un cálculo del instituto Ipsos, Macron habría sido elegido con una abstención de más de un 25 por ciento, una de las más elevadas de todas las segundas vueltas de las elecciones presidenciales, a la que fueron convocados a votar más de 45 millones de franceses. El próximo jueves será oficial su nombramiento como jefe de Estado para el quinquenio 2017-2022.
Pese al resultado, se trató de un desempeño significativo para el Frente Nacional, un partido cuyas políticas antiinmigración lo habían convertido hasta hacía poco en un paria de la política francesa, y remarca la profundidad de las divisiones que tendrá que enfrentar Macron.
Las políticas de Le Pen de alto gasto, antiglobalización y “Francia primero” habrían preocupado a los mercados financieros, pero atraían a muchos de los miembros más pobres de la sociedad ante un panorama de alto desempleo, tensiones sociales y preocupaciones con la seguridad.
Los votos de la política de 48 años serían casi el doble de los que obtuvo su padre, Jean-Marie Le Pen, el último candidato del Frente Nacional que pasó a segunda vuelta y fue derrotado por Jacques Chirac en 2002.
El desafío inmediato de Macron será asegurar una mayoría en la elección parlamentaria del mes próximo para su movimiento político que apenas tiene un año, para poder implementar su programa de gobierno.

Divisiones

  • El exbanquero
    de inversiones se convertirá en el líder más joven de Francia desde Napoleón, con su promesa de superar divisiones pasadas de moda de izquierda y derecha

Comentarios