Enroques financieros que debe aclarar la Secretaría de Finanzas, encabezada por la licenciada en administración de empresas Jessica Blancas, son las reducciones presupuestales a una decena de oficinas, entre estas a la Secretaría de Salud. La dependencia del joven Marco Antonio Escamilla resultó la más golpeada luego del paso implacable de la rasuradora al primer semestre de 2017, con 509 millones de pesos, 73 por ciento de lo asignado para el actual ejercicio fiscal. Continúa en la lista Educación Pública, a la que la Tesorería estatal le habría mutilado 216 millones 302 mil pesos, es decir, hablamos de 45 por ciento de la etiqueta correspondiente. De acuerdo con el estado analítico del ejercicio del Presupuesto de Egresos, del primero de enero al 30 de junio, el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública Gubernamental y Protección de Datos Personales sufrió una reducción de 403 mil pesos de los 18 millones que le corresponden. Llama la atención el extraño reajuste, siendo que Salud y Educación son temas prioritarios para la actual administración. Ojalá que la secretaria Blancas nos abra un espacio en su apretada agenda para explicar el reacomodo financiero en estas dos importantes secretarías. Sorprende, sobre todo, porque al concluir el programa Borrón y cuenta nueva, fueron señalados esos dos como los rubros primordialmente a donde estaría dirigido el recurso obtenido por impuestos vehiculares. De concretarse esta reducción, se vería afectada la compra de medicamentos y la de por sí retrasada reconstrucción de los centros de salud de Huejutla y Pachuca, Jesús del Rosal, que fueron demolidos para ser remodelados durante el gobierno de Francisco Olvera Ruiz. Ni hablar del serio desbasto que presenta el hospital general de Pachuca en cuanto a suministros y materiales de trabajo, como guantes o cubrebocas, que ponen en riesgo inminente la salud de personal clínico. Por esta y otras razones urge que la tesorera Jessica Blancas proporcione una explicación seria y razonable acerca de la reducción presupuestal a una decena de oficinas, que en el caso del Instituto Estatal Electoral y la Comisión de Derechos Humanos se entiende por la inoperancia característica. De filón. En Tulancingo fue asesinado un hombre mientras conducía su automóvil; en otro hecho, la madrugada del viernes habría sido asaltado un banco. La delincuencia dio la bienvenida este fin de semana al programa Hidalgo Seguro.

Comentarios