Atenta a las costumbres de las civilizaciones milenarias entregar a un asilado político por el país anfitrión, lo cual pisoteó el presidente de Ecuador Lenín Moreno (LM) que deshonra a
Latinoamérica.

La entrega de Assange a Estados Unidos (EU) ya estaba tomada desde 2017 cuando Trump envió a su representante especial Paul Manafort, hoy encarcelado, para operar un trueque con LM: Assange a cambio de retribuciones pecuniarias y acuerdos comerciales.

Solo faltaba el catalizador, en lo que contribuyeron los sulfurosos INA Papers que implican al presidente de Ecuador, a su hermano Edwin y a sus hijas en un operativo de lavado de dinero por 18 millones de dólares en el paraíso fiscal de Belice.

La nada gloriosa entrega de Assange, icónico fundador de Wikileaks, pone en peligro de muerte a la libertad de expresión en la era del totalitarismo orwelliano cibernético y pone en tela de juicio la primera enmienda del Bill of Rights de EU.

Los 18 millones de dólares que recibió Edwin Moreno, hermano de LM y mandamás de INA Investment Corp, fueron blanqueados en un conjunto de 11 empresas fantasma: Espíritu Santo Holdings, Fundación Amore, Fundación Esmalau, Fundación Pachamama, Inversiones Larena, Inversiones Maspal, Manela Investment Corp, Probata Investments, San Antonio Business Corp, Turquoise Holdings Ltd, Valley View Business Corp.

El nombre INA fue tomado de las tres letras finales de los nombres de las tres hijas de LM: Ir(ina), Crist(ina) y Kar(ina). Al fundador de Wikileaks no le perdonan haber publicado el 26 de marzo pasado las tratativas de Trump con LM vía Manafort hace dos años.

LM inculpó a Assange, quien estaba totalmente desconectado del mundo con su Internet bloqueado, de haber hackeado sus correos y su teléfono.

Lo más hilarante provino de la canciller María Paula Romo, quien afirmó que Assange y Wikileaks estaban implicados en una “conspiración (sic)” para desestabilizar al gobierno de LM mediante dos hackers rusos. Ya lo de la fantasmagórica intervención de Rusia se ha vuelto una broma muy aburrida.

Antes de la entrega ignominiosa de Assange, LM había descendido a los avernos de la impopularidad con menos de 17 por ciento de aceptación.

Más allá de la personalidad impía de LM, resalta su giro radical a la extrema derecha y su subordinación a Trump cuando concluyó créditos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial por 10 mil millones de dólares al precio de severas medidas de austeridad y la decapitación de 10 mil empleos del sector público.

El arresto de Assange era una coreografía cantada: hace cinco meses adelanté la secuencia de la expulsión/detención/deportación de Assange en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Los INA Papers de la corrupta familia Moreno no es ninguna novedad: forma parte de la aplicación mafiosa del neoliberalismo global en Latinoamérica que resultó en un vulgar lavadero en los paraísos fiscales para comprar las conciencias de sus dirigentes y/o de los manipuladores de la opinión pública, como fue el caso de Panama Papers (que mancillaron a Mario Vargas Llosa y al presidente argentino Mauricio Macri); de Bahama Leaks (con Pinochet, Macri y el Partido Acción Nacional, PAN, de cada día de México); la estafa del Banco Stanford donde blanqueaba el cártel del Golfo con el excanciller foxiano Castañeda Gutman; etcétera.

Resalta que en Latinoamérica no hay neoliberalismo sin lavado.

La “trama rusa”, más bien el “trauma ruso” del plagiario Krauze Kleinbort (socio de Banco Santander y Televisa), es otro lavado de la Operación Berlín, de acuerdo con la unidad de inteligencia financiera del gobierno mexicano.

El expresidente Rafael Correa atribuye que el haber divulgado el caso fétido de INA Papers le valió el bloqueo de su cuenta en Facebook. Según Correa, el arresto de Assange fue a cambio de un préstamo del FMI y como venganza a la publicación por Wikileaks del escándalo de INA Papers.

@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
https://vk.com/id538054965

Comentarios