La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo no dudará en recurrir a todos los recursos legales para recuperar las seis cuentas bancarias que legítimamente pertenecen a la base trabajadora de la institución. Han pasado 15 meses desde que la unidad de inteligencia financiera (UIF) que encabeza Santiago Nieto Castillo congeló arbitrariamente 151 millones de dólares, que son fruto de una diáfana administración a lo largo de tres décadas. Desde entonces dicha instancia, dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, solo muestra bandazos. Por si fuera poco, hoy, en medio de la pandemia que provoca una economía menguada, la UIF pone en grave riesgo los ingresos de miles de familias hidalguenses. Con esa acción temeraria, ilegal y arbitraria, Santiago Nieto Castillo vulnera con menosprecio una de las conquistas laborales más importantes obtenidas por la plantilla de la máxima casa de estudios de la entidad. La UAEH ha sido clara y precisa: no existe relación con actividades ilícitas ni tampoco con la estafa maestra. Y a pesar de que no hubo una notificación legal desde el inicio del proceso, la institución ha presentado, entre otras evidencias, más de 148 cajas de contabilidad y estados financieros como medios de pruebas. La actuación de la UIF, que no tiene la categoría de autoridad judicial, evidencia tintes políticos emanados de intereses reaccionarios que se oponen al desarrollo educativo de calidad como el que promueve la institución hidalguense. Como órgano encargado del combate a la corrupción, la UIF, por el contrario, debería indagar a los verdaderos protagonistas de la estafa maestra que involucra a otras universidades de Hidalgo, a sus rectores, y al sistema estatal de radio y televisión. Sin embargo, a casi tres años de la prestigiada investigación, el caso sigue impune. Por el desacato a una instrucción judicial de desbloquear las cuentas de la UAEH, Santiago Nieto y el banco HSBC ponen en riesgo el pago de nómina de miles de empleados universitarios en un contexto de suma gravedad como la pandemia por coronavirus. Ojo, el poder enferma, y por esta nueva “chicanada” el titular de la UIF estaría sujeto a sanciones penales. De filón. Oficialmente Hidalgo se va a cuarentena hasta el 30 de junio. ¿Qué pasará con los alcaldes que pasaron por alto las decisiones del gobernador?

Comentarios