El arte funerario se define como cualquier obra de arte que forma parte o está ubicada en un repositorio de los restos de muertos y puede tener muchas funciones culturales; la cultura abarca diversos aspectos desde la edificación y posicionamiento de tumbas, hasta los rituales que cada sociedad realiza a la hora de enterrar a sus muertos.
El pasado junio, Pachuca se convirtió por primera vez en la sede de la 14 reunión de la Red Mexicana de Estudios de Espacios de Cultura Funerarios AC, que aborda aspectos de esta cultura como la iconografía, los rituales mortuorios, la arquitectura y tipos de cementerios de las civilizaciones a lo largo de la historia.
En la reunión, Hidalgo está representado por la periodista Aída Suárez, quien ha hecho importantes aportaciones en la materia, como la investigación realizada en el panteón Inglés, icónico lugar turístico ubicado en Mineral del Monte.

¿Qué hace la Red Mexicana de Estudios de Espacios de Cultura Funerarios AC?

Los especialistas de la Red Mexicana de Estudios de Espacios de Cultura Funerarios AC se reúne cada año en diferentes partes de la República para discutir diferentes temas que engloban diversas disciplinas como este año, en el que la red discutió la parte psicológica de esa cultura.tinta
“Son disciplinas que abordan en diferentes aspectos a la muerte, no solo el asunto funerario como lo sepulcral. Todo esto del arte funerario es una simbología, tiene muchos símbolos para representar a quien en vida están honrando”, explicó Aída en entrevista pura este diario.
Esta simbología está presente en los cementerios tanto en los tradicionales como en algunos más específicos como el panteón Ingles.
“En cuanto a la religión, la católica presenta las cruces, existen algunas que están adornadas con rosetones, mantos y estos símbolos destacan también el material como el mármol de carrara, piedra y granito que es lo más actual, los materiales con que se hace la tumba también significan algo.”
Otros símbolos que pueden verse muy a menudo son los ángeles que son un lenguaje muy significativo para honrar a alguien, puede verse en varias manifestaciones; también aparecen las ánforas, con un lienzo encima hacen referencia al luto; otros símbolos pueden representar a las artes o a qué sociedades pertenecieron.

“En la masonería que ha dejado muchos símbolos y se ven mucho en los sepulcros, como la escuadra y el compás que representan que la persona fue masón, en Pachuca hay muchos sepulcros, lo curioso es que a veces hasta este momento se sabe que fue parte de.”
La red cumplió 10 años de ser protocolizada en Hidalgo, y desde el año pasado se tenía la intención de realizar la reunión anual en la entidad.

El panteón Inglés de Mineral del Monte

La investigación que Aída Suárez realizó sobre el panteón Inglés y que derivó en unirse a la red, inició como un reportaje para un diario sobre ese espacio y la minería.
“En ese entonces estaba cerrado, solo se admitía a alguien porque tenía permiso o era descendiente, había que hablar con don Chencho, el cuidador, así fue como empezó mi reportaje, después se estaba haciendo trabajos de mantenimiento del real, estaba a cargo Murillo Karam, al preguntarle por información me mandó con Rafael Arriaga Paz, él me dijo que no sabía nada pero que hiciera un libro.”
Platicando con amigos, se decidió a hacer un proyecto para el Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, presentando uno de difusión para el patrimonio cultural en cuanto al panteón Inglés.
“Empecé a investigar qué más era porque en ese entonces no había nada escrito, así fue como fui creando el libro; me fui a Cornwall para que me platicara qué representaban los panteones y cómo eran, cuando publiqué el libro (Cementerio británico de Real del Monte, espíritu de un pasado) pensé que había terminado pero comprendí que apenas estaba empezando.”
Con entrevistas a descendientes de quienes reposan en el panteón y el hermanamiento de los ingleses en 2008 Aída publicó el libro De Cornwall a Real del Monte. Una aventura eterna que habla de la ruta que siguieron los Cornish, la vida y obra de quienes estaban sepultados en el panteón.
“Seguí investigando y sigo investigando, a partir de que publiqué el primer libro y me llevaron a presentarlo en Argentina con la Red Iberoamericana de Cementerios Patrimoniales; la red me buscó, se enteraron del libro y ahí me enteré que había una red mexicana de estudios de espacios de cultura funerarios y los busqué, así fue como me uní a ellos.”
Actualmente, el panteón Inglés pertenece a Mineral del Monte, fue en una de las investigaciones de la periodista que se pudo saber el origen de ese significativo espacio.
“Había un patronato de descendientes, pero nadie me sabía decir de quien era, cerré mi primer libro sin esa información; para el segundo, en el registro público de la propiedad en Pachuca, en la escritura que dejaba Juan Straffon sobre el panteón Inglés; a él le pagó la compañía Real del Monte y Pachuca con tierras del real, parte de ellas es donde está el panteón.”
De acuerdo con la periodista, antes de morir Straffon pidió que esas tierras se le dieran a su hijo, al ver que parte de esas tierras correspondían al cementerio le cambió esa parte por otro terreno y decidió donar el área del panteón al pueblo.

Las ocho mujeres de la Rotonda de Personas Ilustres

  • Ángela Peralta
    Cantante;primera mujer en la rotonda
  • Virginia Fábregas
    Actriz,segunda mujer en entrar en la rotonda
  • Rosario Castellanos
    Poeta
  • María Izquierdo
    Pintora
  • María Lavalle
    Primera diputada y senadora
  • Dolores del Río
    Actriz del Cine de Oro
  • Emma Godoy
    Escritora y locutora
  • Amalia González Caballero de Castillo Ledón
    Primera embajadora de México

Caso particular: la Rotonda de Personas Ilustres

Dentro de las ponencias que se escucharon en la 14 reunión de la Red Mexicana de Estudios de Espacios de Cultura Funerarios AC, la investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Elvira Hernández Carballido presentó la charla “Rotonda de Personas Ilustres; muerte, mujeres y sexismo”, que engloba una investigación sobre el género en los espacios y cultura funerarios.
Subrayó que dentro de su investigación encontró opiniones sobre las diferencias que existen cuando un hombre y una mujer mueren, dichas opiniones y pensamientos la llevaron a centrar su ponencia en el célebre lugar creado en 1872 por Sebastián Lerdo de Tejada, ubicado en el panteón de dolores.
“Desde el primer texto que se escribe diciendo por qué se crea la Rotonda de los Hombres Ilustres, señala que va a hacer un lugar para levantar monumentos en memoria de los héroes o personas importantes en la historia de nuestro país.”
De acuerdo con su investigación, fue principalmente Porfirio Díaz quien inicia a proponer a los personajes que van a entrar en el espacio; el nombre de Rotonda de los Hombre Ilustres puede llegar a connotar que no hay ninguna mujer en él.
“Es cuando hablamos de sexismo, que se refiere dar, tanto para lo femenino como para lo masculino algún aspecto de discriminación, los estudios feministas nos dicen que la utilización de lo masculino como genérico resulta un tanto ambigua.”
Fue hasta el sexenio de Vicente Fox cuando se le cambia el nombre al espacio y se le denomina Rotonda de Personas Ilustres, de los 116 ilustres que descansan en ese sitio solo ocho son mujeres.
“La mayoría son políticos, militares y artistas; gran parte de las tumbas son verdaderos monumentos.”

Son disciplinas que abordan en diferentes aspectos a la muerte, no solo el asunto funerario como lo sepulcral. Todo esto del arte funerario es una simbología, tiene muchos símbolos para representar a quien en vida están honrando”

Aída Suárez, periodista

Un recorrido por el  panteón Inglés

Con la neblina bajando desde lo alto de Mineral del Monte en Hidalgo y la amenaza de una lluvia sin tregua, llegamos a las puertas del lúgubre y elegante panteón Inglés, lugar que más que turístico, representa la unión entre los pueblos de Conwall y Mineral del Monte.
La reja con la inscripción “Blessed are the dead who die in The Lord. 1862” permanece cerrada hasta que Carmen Hernández, hija de don Chencho, cuidador por 40 años del lugar, la abre.
Un sarcófago es lo primero que encontramos a nuestro paso, justo en medio de la entrada; los caminos se dispersan y de acuerdo con Carmen, hay por lo menos 763 tumbas de descendientes y originarios de Cornwall, además de su propio padre.
El recorrido empieza con una de las leyendas que quizá es la que más atrae a los visitantes, la tumba de Ricahrd Bell que por muchos años ha sido considerada como el lugar donde descansan los restos del payaso más famoso del mundo, la cuestión es que es solo una coincidencia en el nombre de la persona que yace ahí.
La caminata continúa por la parte actual del panteón, lápidas con epitafios en inglés, cruces simples, con rosetones, envueltas en mantos o decoradas
con coronas sobresalen de unas, otras tienen algunos santos, vírgenes o mujeres orando, todas ellas de un color gris combinado con la hierba que crece discreta y la tierra húmeda.
Durante el recorrido explican que la mayoría de las tumbas están hechas de mármol de carrara y comienzan a explicar algunos elementos de las tumbas.
Los ángeles de la guarda en oración sobresalen en un sepulcro, hacen mención de que ese ángel cuidará al difunto; y encontramos los primeros símbolos masones: una escuadra y un compás que significan que quien reposa ahí fue miembro de la institución; un obelisco que a veces está entero y otras partido a la mitad, explican que cuando aparece incompleto es que la misión encomendada a la persona no fue completada.


Continuamos bajo el frío soportable del día, la neblina pinta un aspecto tétrico y gótico al lugar. Entre tumbas y los asistentes se comentan curiosidades, Olaf Hernández Sánchez, secretario de Cultura del estado, platica con Margarita Martínez Domínguez, la presidenta de la Red Mexicana de Estudios de Espacios y Cultura Funerarios AC, quien va junto con Carmen, misma que cuenta aspectos del panteón, dice que hay alemanes y hasta chinos sepultados en el campo santo.
El recorrido concluye en un pequeño espacio donde sobresale un pozo de agua y un par de bancas donadas por descendientes de las personas que descansan en el cementerio, justo en ese momento la lluvia azota el lugar tenemos que correr a refugiarnos en un pequeño museo donde se encuentra la imagen de la reina Isabel II y el registro de cada persona que descansa en paz en ese lugar.

Datos
curiosos
se hacen presentes, como la tumba más vieja que data de 1834 aunque hay montículos de tierra que en realidad son tumbas y que probablemente entre ellas haya una más antigua

Comentarios