El arte pictórico I

167
arte

“El arte es lo
que transforma las
formas en estilo”

André Malraux

Para algunas personas el arte de la pintura resulta incomprensible y por lo tanto innecesario, les parece algo de lo que solo tratan los iniciados y entonces observan cualquier expresión pictórica como algo ajeno y rechazable. Parece que para esas personas el problema se complica aún más cuando intentan abordar algunas expresiones de arte moderno que se alejan de realismos que representan directamente la realidad, y al no poseer las claves para su esclarecimiento, el arte se les vuelve cada vez más misterioso y observan cómo se aleja de ellos.

“La cultura es una élite, pero una élite a la que todo el mundo puede pertenecer”

Alberto Manguel

Y es que es cierto, toda expresión artística es un lenguaje que debe aprenderse, para después comprender y disfrutar el objeto artístico; un lenguaje que para ser descifrado requiere de un ejercicio racional y emocional en el espectador. Pero a esas personas me parece importante decirles que el arte pictórico y cualquier arte, ante todo, debe ser visto como una oportunidad para entendernos como seres humanos y entender el Universo que nos rodea, por medio de una experiencia gozosa, para ellos van dirigidas estas notas con la mejor de las intenciones y conscientes de que es un tema imposible de plantear en tan poco espacio.
No es posible dar una respuesta inequívoca a la pregunta ¿qué es el arte?, pues han existido muchas definiciones y han ido variando según el momento histórico y la cultura en donde se gestaron, pero podemos hacer la siguiente aseveración: arte es toda obra o actividad humana a través de la cual el ser humano puede expresar lo inmaterial, crear belleza y suscitar emociones.
Las cosas, denominadas obras de arte, tienen en común que no son naturales, sino producidas por el ser humano.
Las expresiones artísticas son inherentes al ser humano, todos hemos sentido alguna vez el impulso de tomar un simple lápiz y hacer unos trazos que ilustren nuestro sentir o nuestro pensamiento, después viene la creación artística y esta es la cima de esa expresión íntima y personal del ser humano.
Toda reflexión en torno a las artes plásticas debe iniciarse a través de la experiencia de pararse frente a una obra y con ello entrar a lo que se conoce como contemplación estética. Lo importante es iniciar esta experiencia armados de nuestra razón y poniendo nuestra sensibilidad a flor de piel, pues a ello apela toda obra, percibir y sentir vibrando al unísono, sin prejuicios y estando abiertos a lograr descifrar lo que nos dice; el gozo que obtenemos vale la pena el esfuerzo. La obra plástica, como cualquier otra expresión artística, sobrepasa el mundo cotidiano y crea un Universo de valores. Repetimos, la introducción a la apreciación de las obras artísticas, en este caso las obras pictóricas deben ser con penetración sensorial, sensibilidad, sentido crítico y poniendo en juego nuestra fantasía.

Estrictamente hablando, dicha obra no sirve para nada que no sea su contemplación. “El arte responde a la necesidad que existe de tener una actividad sin propósito, por el placer”, dice Durkheim (1858-1917) y ya en 1390 Cennino d’Andrea Cennini en su tratado de la pintura, responde maravillosamente a la pregunta ¿cuál es el propósito de la pintura?
“El propósito es descubrir cosas nunca vistas, darles forma con las manos y presentar a la vista aquello que no existe.”

Continuará…

Comentarios