Pachuca.- Al no demostrar la legal procedencia de un ejemplar de vida silvestre, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró un cachorro de jaguar (panthera onca) localizado en un domicilio particular en Pachuca, Hidalgo.

Después de recibir varias denuncias que referían la posible presencia de un “tigrito” en dicho domicilio, los inspectores de la Profepa se constituyeron en el sitio y constataron la existencia del cachorro de jaguar, de un mes de edad aproximadamente.

Fue observado que el ejemplar se encontraba en un cuarto habilitado como sitio de confinamiento, en aparente buen estado físico.

Al solicitar al propietario la documentación del ejemplar, la persona exhibió un registro que indica la fecha de nacimiento y el sistema de marcaje, documentos que no fueron suficientes para acreditar la legal procedencia como lo establece la Ley General de Vida Silvestre.

El inspeccionado no exhibió la remisión o factura que acreditara la legal procedencia, tampoco presentó el plan de manejo correspondiente ni la autorización emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), por lo que la procuraduría determinó el aseguramiento precautorio del ejemplar.

La posesión de fauna silvestre sin autorización de la Semarnat y no acreditar la legal procedencia de los ejemplares, constituyen infracciones de acuerdo al artículo 127 de la Ley General de Vida Silvestre, conductas que pueden ser sancionadas administrativamente por la Profepa y que van desde 50 hasta 50 mil unidades de medida y actualización, o su equivalente, cerca de los 4 mil 344 pesos.

Al solicitar al propietario la documentación del ejemplar, la persona exhibió documentos que no fueron suficientes para acreditar la legal procedencia como lo establece la ley

Comentarios