Recibió un disparo en la cabeza tras el despliegue policial en una comunidad indígena

Santiago.- Una iglesia, un centro vacacional y una casa fueron incendiadas durante la madrugada de ayer en la región de La Araucanía, en el sur de Chile, un día después de la muerte de un joven mapuche tras un operativo policial.

Además, en Santiago un centenar de personas se manifestó frente a La Moneda, sede del gobierno chileno, donde se registraron enfrentamientos con la Policía, quien reprimió la protesta con coches lanza-agua y gases lacrimógenos.

En el sur del país, los ataques afectaron a la iglesia Santa Ana, en el interior de la comuna de Ercilla; al centro turístico Quelén, emplazado en la ribera del lago Lanalhue, y una casa en la localidad de Quidico, de acuerdo a reportes policiales.

Ningún grupo, de momento, se había adjudicado los ataques, que tampoco dejó víctimas.

Los hechos fueron registraron tras la muerte, la tarde del miércoles, de un joven mapuche, Camilo Catrillanca, de 24 años, después de recibir un disparo en la cabeza en medio de un operativo policial desplegado en una comunidad indígena en la región de la Araucanía (sur), epicentro del conflicto mapuche.

El presidente Sebastián Piñera calificó de “lamentable” la muerte de Catrillanca, pero dio su apoyo al accionar de Carabineros (Policía).

Piñera dijo que el gobierno “agotará medios para investigar la verdad de lo ocurrido, solicitando fiscal de dedicación exclusiva. Al mismo tiempo, ratificamos deber de carabineros de perseguir delitos y su derecho a defenderse cuando son atacados”, puntualizó el mandatario en su cuenta de Twitter.

Comentarios