Terror: no hay otro sustantivo más pertinente para expresar lo que viven los empresarios en Tizayuca. Según el Diccionario de la Lengua Española, terror es “miedo muy intenso”. Eso es lo que experimentan quienes se dedican a los negocios en ese municipio del sur del estado, colindante con el Estado de México, y que recibe al foráneo con un gran letrero que reza: “la puerta de Hidalgo”. En entrevista con este diario, Enrique Flores Juárez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), narró lo que padecen en Tizayuca sus agremiados. Es tal la incertidumbre, dijo, que hay quienes valoran llevar sus inversiones a otro lado, operar sus negocios a distancia, o inscribir a sus hijos en escuelas de otros estados o incluso fuera del país. Y no todo el infierno es para los empresarios, también los trabajadores sufren por la ola de inseguridad: Flores relató que en algunos casos quieren renunciar porque son hostigados en los cambios de turnos, particularmente las mujeres. Esto contrasta con la declaración del secretario de Desarrollo Económico (Sedeco), José Luis Romo, quien en entrevista con este diario sostuvo que las afectaciones a causa de la delincuencia en la entidad son nulas, puesto que en esta administración han llegado capitales nuevos a un ritmo acelerado. Flores Juárez, en cambio, dijo que la inseguridad no solo atemoriza a los empresarios y empleados, sino que esto tiene un costo que puede medirse en pesos. Tan solo, recordó, en los últimos 10 meses los empresarios sufrieron pérdidas por 14 millones de pesos por hechos delictivos en su contra. El gobierno está en la disyuntiva: o construye una estrategia efectiva contra la ola de inseguridad, o podríamos ver un escenario que a nadie le gustaría: uno en el que se vayan capitales de nuestra entidad. De filón. Si el producto de la venta de las áreas verdes del fraccionamiento San Javier ingresó a la Secretaría de Finanzas de Hidalgo, según el decreto que autorizó la enajenación publicado el 13 de septiembre de 2010, ¿dónde están o dónde se invirtieron esos recursos?

Comentarios